Rajoy convoca a sus ministros el sábado para activar el 155. Mariano Rajoy durante el debate sobre Cataluña en el Congreso | EFE

Rajoy: "La independencia no es gratuita ni la reconocerá nadie"

stop

El presidente del Gobierno asegura que Mas le pidió un concierto económico y que su único diálogo era "o referendum o referendum"

Economía Digital

Rajoy convoca a sus ministros el sábado para activar el 155. Mariano Rajoy durante el debate sobre Cataluña en el Congreso | EFE

11 de octubre de 2017 (17:12 CET)

"O referendum o referendum". Esa fue la propuesta de diálogo que, según Mariano Rajoy, le ofreció Artur Mas para resolver el conflicto en Cataluña después de que el presidente del Gobierno rechazara conceder un concierto económico para la comunidad. El líder de los populares señaló que, en aquel momento, Cataluña era la autonomía que "peor" estaba en una España en crisis económica. Rajoy accedió a que se acogiera al Fondo de Liquidez (FLA), pero rechazó tanto el concierto como un diálogo fuera de la ley. "Aténgase a las consecuencias", relata el presidente del Gobierno que le replicó Artur Mas.

Ahí empezó un largo recorrido del proceso independentista que tuvo su momento de máxima tensión en la proclamación y suspensión de la república catalana por parte de Puigdemont este martes. "Para imponer su proyecto necesitan azuzar a unos catalanes contra otros. Pero la respuesta del Estado de derecho ha sido proporcional y ajustada", aseveró Rajoy.

Rajoy: "La respuesta del Estado de derecho ha sido proporcional y ajustada"

El responsable del Ejecutivo desacreditó el referendum del 1-O para deslegitimar la actuación del Govern fundamentada en las votaciones de esa jornada, en la que se produjeron cargas policiales en Cataluña. "Todos los poderes del Estado actuaron para ilegalizar el referéndum del 1-O. A mayor abundamiento el boletín oficial de la Generalitat publicó la suspensión del referéndum y de las leyes que lo amparan. Si todo ello no era suficiente, el mismo día, a primera hora, cambiaron sus propias normas de juego. 'Vote usted dónde quiera y no se preocupe del resultado, que ya está pactado. No se puede alegar que sea mi Gobierno o mi persona quien se oponga solo a sus pretensiones", razonó.

El presidente del Gobierno tuvo tiempo para agradecer la actuación de Policía Nacional y Guardia Civil, respondiendo los diputados de su partido con un prolongado aplauso. 

Ni pacífica, ni gratuita

"La independencia no es pacífica, ni gratuita y no la reconocerá nadie", prosiguió Rajoy. "Sirva como muestra del impacto negativo del referéndum del 1-O: se han producido muchas más advertencias a viajeros internacionales en los últimos días que tras los atentados en las Ramblas de Barcelona. Resulta urgente, por tanto, volver a la legalidad y frenar el deterioro social y económico. Se confirma la máxima según la cual todo extremismo destruye aquello que afirma. La realidad ha desmontado el cuento de hadas independentista. Todo el mundo sabe ahora que la independencia tiene costes y que éstos son muy altos", añadió. 

Finalmente, reclamó que vuelva el catalanismo pactista. "La España de hoy no se entiende sin el catalanismo tradicional y europeísta. Debemos aspirar a encontrar de nuevo esa Cataluña mestiza". El presidente del Gobierno descarta la mediación. "No hay mediiación posible entre la ley democrática y la desobediencia y la legalidad", afirma tajante. "Ninguna constitución democrátiva contempla el derecho de autodeterminación". Añade Rajoy que "es falsa la invocación de un derecho a decidir dentro de un país democrático".

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad