Rajoy defiende unos cambios “justos y equitativos”

stop

El presidente reconoce que las reformas no formaban parte del programa electoral del PP, pero asegura que son medidas necesarias para “favorecer el crecimiento económico y el empleo”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

29 de abril de 2012 (17:49 CET)

"Sé que la subida de impuestos no figuraba en el programa, intentaremos no hacerlo en el futuro, pero se tratan de medidas para favorecer el crecimiento económico y el empleo". Mariano Rajoy ha admitido finalmente que las reformas anunciadas recientemente no formaban parte de la hoja de ruta del PP en el Gobierno, tras los balones fuera lanzados los últimos días desde las banquetas populares.

En la clausura del congreso del PP en Madrid, en el que ha sido reelegida Esperanza Aguirre como presidenta, Rajoy ha defendido que los cambios que ha realizado desde que llegó a Moncloa son "justos y equitativos". Asimismo, ha asegurado que entiende “perfectamente” a los ciudadanos que “no apoyan las reformas” propuestas por el Ejecutivo. Pero, según su punto de vista, son la única manera de "hacer frente al problema de la crisis”.

En la misma línea, asegura que la agenda reformista es defender “el interés de los españoles y no el de su partido. "Hemos aprobado una serie de reformas para mantener lo esencial”.

Reforma laboral

Dos jornadas antes del día del trabajador, el presidente ha manifestado que el modelo laboral de España “data de hace más de 30 años y, si cambian las cosas, también lo tiene que hacer el modelo”. El líder popular afirma que la nueva legislación laboral “es similar a la de otros países de la UE" y ha tachado de "mentirosos" los que dicen que las nuevas medidas favorecen el despido.

En cuanto al resto de reformas, tienen el mismo objetivo: atajar el déficit de 90.000 millones de euros con los que cerraron el ejercicio 2011. Igual que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, Rajoy ha culpado la gestión del Gobierno socialista de llevarles a un callejón sin salida en el que sólo les quedaba aprobar una agenda reformista.

Ha recordado que el anterior Ejecutivo se comprometió “sin que nadie le obligara y con el apoyo del PP” a alcanzar el 6% del déficit. Al final de su legislatura lo dejó en un 8%. Una cifra que, según Sáenz de Santamaría, tendría que provocar “vergüenza al salir de casa” al PSOE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad