Rajoy cuenta con Núñez Feijóo en Madrid para renovar el PP

stop

UN REVULSIVO

Alberto Núñez Feijóo y Mariano Rajoy durante la campaña a las autonómicas de la Xunta en 2012

en A Coruña, 03 de junio de 2015 (22:10 CET)

No está siendo sencilla la digestión de los resultados electorales en Galicia para el Partido Popular, pero todavía se atragantan más en Madrid, donde los vientos de cambio soplan con fuerza alrededor del Ejecutivo que dirige Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno abrió las puertas al lavado de cara que le piden desde sus propias filas tras el batacazo electoral y en esa renovación forzada a pocos meses de las elecciones generales parece que encontrará sitio Alberto Núñez Feijóo, el presidente de la Xunta.

Los rumores sobre el futuro político de Feijóo llevan años causando interferencias en la política gallega, y vuelven, ahora que se anuncian cambios en Madrid, a retumbar con fuerza en el Parlamento, donde el Partido Socialistas pedirá explicaciones la próxima semana al líder de los populares gallegos sobre su posible "huida" a la política estatal, en palabras del portavoz del PSOE, Méndez Romeu. No se dará a la fuga, pero Feijóo está dispuesto a poner un pie en Madrid.

Los planes del PP pasan porque ocupe un cargo orgánico en el partido que le permita compatibilizar sus funciones con su labor como presidente de la Xunta. Algo similar a lo que hizo María Dolores de Cospedal como presidenta de Castilla-La Mancha.

Sondeo entre los populares

La propuesta la han filtrado los más allegados al propio Feijóo en la dirección del PP gallego --no el presidente de la Xunta-- aprovechando las juntas provinciales que puso en marcha el partido después del análisis de resultados del 24M para medir las reacciones en las entrañas de los populares. Los encuentros se englobaban dentro de la misma estrategia de renovación que sobrevuela la cúpula de Madrid.

Según fuentes del partido, Núñez Feijóo ocupará un cargo orgánico en la dirección del PP aunque por debajo de la secretaría general, en una segunda fila, sin que nada cambie en su papel en Galicia. No especifican cuál será dicho cargo. Este mismo mes viajará a la capital para conocer en detalle el nuevo puesto y la estrategia de renovación en el partido, según las mismas fuentes.

Tensión interna

El asiento libre que se le ofrece a Feijóo coincide con un proceso de renovación en el PP gallego. El presidente de la Xunta llegó a hablar de "relevo generacional". El ambiente es tenso, sobre todo en A Coruña y Pontevedra, donde los populares se quedaron sin fuelle para revalidar las diputaciones, así como las alcaldías de Ferrol, Santiago y A Coruña. En las urbes de Pontevedra y Vigo tampoco hicieron mella a BNG y al PSOE del todopoderoso Abel Caballero.

Feijóo está debilitado en Galicia pero mantiene su buena imagen en la política estatal, tras ganar dos elecciones y lograr los mejores resultados de los populares en unas municipales gallegas. Eso fue hace cuatro años. Ahora, las críticas son duras, y golpean con fuerza a algunos de sus primeras espadas, como el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad