Rajoy avisa a Mas que "sin respeto a la ley se acaba la democracia"

stop

El desafío secesionista

Leonor Mayor

Mariano Rajoy en el consejo de ministros extraordinario de este miércoles / EFE
Mariano Rajoy en el consejo de ministros extraordinario de este miércoles / EFE

en Barcelona, 11 de noviembre de 2015 (13:06 CET)

Acción, reacción. Eso es la que el independentismo quería y eso es lo que Mariano Rajoy les ha dado. El lunes, Junts pel sí y la CUP declararon en el Parlament el inicio de la nueva república catalana, la desconexión de España y la desobediencia a las leyes españolas y al Tribunal Constitucional. Hoy miércoles, el Consejo de Ministros se ha reunido de forma extraordinaria y ha presentado un recurso contra la resolución independentista.

Amparado por un informe previo, preceptivo aunque no vinculante, el Gobierno intenta mantener "el orden constitucional vigente", según ha explicado Rajoy tras la reunión del Consejo de Ministros. "Sin respeto a la ley, se acaba la democracia", ha recordado el presidente español a los artífices de la resolución independentista.

Suspensión inmediata

También ha recalcado que el Ejecutivo ha pedido a los jueces la "suspensión inmediata" de la declaración independentista. Eso implica que todos los actos que deriven de esa resolución serán ilegales mientras perdura la suspensión. La declaración prevé la redacción de tres leyes, una para impulsar la nueva constitución catalana, otra para articular la Seguridad Social de Cataluña y la última para estructurar su Hacienda Pública.

El impulso de cualquiera de esas normas implicará el desacato a las resoluciones del Constitucional y, por consiguiente, la posibilidad de que los jueces inicien procedimientos sancionadores, que pueden acabar en multas o en inhabilitaciones. Rajoy quiere que los implicados lo tengan muy claro.

Notificaciones específicas

Por eso, ha pedido al Alto Tribunal que dirija notificaciones específicas a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; al secretario general de la Cámara, Pere Sol; a todos los miembros de la Mesa, al presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, y a todos los consellers de su Govern. Lo que Rajoy quiere es que todos los implicados sepan de antemano a qué se atienen, que no puedan decir aquello tan típico de que no se habían enterado.   

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad