Rajoy arma el primer Gobierno sin ningún ministro gallego desde 1993

stop

La apuesta continuista del presidente del Ejecutivo rompe las quinielas que auguraban una cartera para Galicia después de la victoria electoral de Feijóo; el líder del PPdeG ve una garantía que el ministro de Fomento sea "del norte de España"

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

en A Coruña, 04 de noviembre de 2016 (06:26 CET)

Ni Pilar Rojo, ni Alfonso Rueda, ni ninguno de los miembros del PP gallego tendrá plaza como ministro. Mariano Rajoy, poco amigo de los giros bruscos, ha optado por un gabinete continuista, que ha dejado a Galicia por primera vez en 20 años sin liderar ningún ministerio. La última vez que sucedió fue en 1.993, la última legislatura de Felipe González.

Con la llegada de José María Aznar, en 1.996, el propio Mariano Rajoy se encargó del departamento de Administraciones Públicas, con José Manuel Romay Beccaría al frente de Sanidad. El actual presidente del Gobierno fue nombrado vicepresidente primero cuatro años después, cargo que ocupó hasta que José Luis Rodríguez Zapatero desalojó a los populares del Gobierno.

El equipo socialista tuvo nutrida representación gallega. Elena Salgado en Sanidad, Elena Espinosa en Agricultura, César Antonio Molina en Cultura y José Blanco, que asumió en 2010 el Ministerio de Fomento. Lo relevaría hasta este año Ana Pastor.

Galicia, institucional pero no ejecutiva

Precisamente, el traslado de Pastor a la presidencia del Congreso y la apuesta de continuidad de Mariano Rajoy, que mantiene a su núcleo duro intacto, deja a Galicia sin ministro por primera vez en dos décadas, a pesar del excelente servicio ofrecido al presidente del Gobierno en las pasadas elecciones a la Xunta.

La cota de representación de Galicia estará en el ámbito institucional. Con Ana Pastor, presidenta del Congreso, y José Manuel Barreiro, portavoz en el Senado. Además, obviamente, del propio Mariano Rajoy.

Blindaje a la política económica

El mensaje de continuidad es claro, sobre todo en la política económica. Montoro se mantiene al frente de Hacienda, De Guindos gana peso al hacerse cargo de Economía, Industria y Competitividad y Báñez seguirá mandando en Empleo.

Rajoy ya advirtió que, pese a gobernar en minoría, no quiere modificar la dirección económica tomada. Es el emblema de su gestión, el que exhibe en las escaramuzas parlamentarias, pues considera que aplicó con éxito las reformas que le exigía Bruselas.

Fomento, la cartera clave

Núñez Feijóo ya encontró tiempo para quitar hierro a la ausencia de ministros gallegos. Apuntó que "estaba previsto", tras la designación de Ana Pastor para presidir el Congreso, "repartir e intentar" que "toda la organización territorial" esté en los principales órganos ejecutivos y legislativos.

Y aunque Galicia pierda peso en un área clave como Fomento, irrigadora de fondos públicos para infraestructuras como el AVE, el presidente de la Xunta se consoló con que el nuevo responsable del departamento "sea del norte", en alusión al alcalde de Santander, Íñigo de la Serna.

"Es una garantía de que las comunicaciones del norte sigan formando parte de la agenda y de las prioridades del Gobierno", zanjó Feijóo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad