Rajoy al ataque: "¿Dónde están los que pedían el rescate, dónde?

stop

CAMPAÑA MUNICIPAL

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

Barcelona, 21 de marzo de 2015 (13:25 CET)

Mariano Rajoy quiere y no quiere. Pide reconocimiento, pero si España crece, y se dice que es "a pesar del Gobierno", pues "no pasa nada, mejor para España", ha llegado a decir.

Eso lo afirma cuando se muestra más relajado, cuando quiere conseguir la complicidad de los militantes del PP. Pero Rajoy también sabe atacar. Y lo hace con saña.

En Valencia, frente a Rita Barberà, y Alberto Fabra, los dos candidatos al Ayuntamiento, y a la Comunidad, con serios problemas para mantener sus cargos, el presidente del Gobierno ha querido exhibir su gestión de la crisis, con dos claros mensajes: el primer, de dura crítica a los adversarios.

Mensaje a Garicano y a Rivera

"¿Dónde están los que pedían el rescate, dónde?, ¿dónde los que decían que no podía hacerlo solo, que no saldríamos de ésta, que abandonaríamos el euro?", ha asegurado, en un acto para presentar el programa municipal del PP, saltándose la jornada de reflexión de la campaña electoral de Andalucía, donde se juega este domingo el escenario de futuro de la política española.

La referencia ha tenido un claro destinatario: el economista Luis Garicano, que diseña el programa económico de Ciudadanos. También el líder de ese partido, Albert Rivera, asiduo en los programas de televisión. "Gobernar es difícil , es duro, lo fácil es participar en tertulias", le ha espetado, sin nombrar a nadie.

Crecimiento y puestos de trabajo

El segundo mensaje es que "El PP está aquí, estamos aquí, a disposición de los españoles", ha aseverado, con la intención clara de crear una disyuntiva entre los electores que piden un cambio, y los que no desean aventuras, los que, aunque el PP no les guste, podrían acabar admitiendo que las cosas mejoran, y que es mejor ser prudentes.

Rajoy es, tal vez, el dirigente político que más se conoce y que más a gusto está en su propia piel. No pide adhesiones, ni confianzas extremas, ni pretende seducir a nadie. Pero reclama que se asuma "la nueva situación de España, si se compara con 2012, con un crecimiento en 2015 que será, como mínimo, del 2,4% del PIB".

El líder del PP ha asegurado que en los próximos años se podrían crear más de dos millones de puestos de trabajo, para llegar a los 20 millones de asalariados en el conjunto de España en 2018. Es una cifra similar a la que expone el Consejo Empresarial para la Competitividad, formado por las grandes empresas del IBEX.

De "máquina de perder elecciones" a un "seguimos aquí"

Rajoy ha recordado que en 2014 se crearon 440.000 empleos nuevos, teniendo en cuenta que el crecimiento del PIB fue del 1,4%. Y que en febrero de 2015 se han creado 96.000 puestos de trabajo más, que cotizan en la Seguridad Social, que en enero del año anterior.

Esas son sus armas. No le importa a Rajoy que se le acuse de no haber hecho gran cosa. Simplemente que se asuma que la realidad es otra. "Estamos aquí", ha reiterado, recordando, y citando a Rita Barberá que antes el PP "era una máquina de perder elecciones", y que ahora, por lo menos, se ve capaz de competir de nuevo, incluso en Valencia, un territorio especialmente castigado por la corrupción, dirigido por políticos del PP.

Los electores lo dirán el 24 de mayo. Y, para abrir boca, este domingo en las elecciones andaluzas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad