¿Quién está detrás de los concesionarios del padre de Diana Quer?

stop

Ibericar, la firma que los adquirió, es una joint venture formada por el grupo portugués Salvador Caetano y la aseguradora Mapfre

El empresario Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer | EFE

en A Coruña, 04 de octubre de 2016 (01:00 CET)

En los últimos años, el sector del automóvil ha vivido un proceso de concentración sin precedentes que todavía sigue activo en la actualidad. En este escenario, el grupo Ibericar, una 'joint venture' formada por el grupo portugués Salvador Caetano y la aseguradora Mapfre, ha jugado un papel decisivo.

Juan Carlos Quer, el padre de la desaparecida Diana Quer, fue uno de los empresarios que se vieron arrollados por el crecimiento del grupo. Sociedades como Recambios Quer, Querdiler, Qauto o Quer Motor, que operaban como concesionarios de Honda, Opel y Mazda, pasaron a manos de Ibericar en 2006, casi coincidiendo con la creación de la 'joint venture'. No obstante, el empresario madrileño permaneció como apoderado de Ibericar Centro Auto SL, la firma que las aglutinaba, hasta el año 2013.

Un gigante del sector

Salvador Caetano, el fundador del grupo, fue el responsable de la entrada de la firma Toyota en Portugal. Más de medio siglo después, el holding que lleva su nombre lo integran alrededor de 150 empresas y 7.000 empleados en sectores como el aeronáutico, el de las energías renovables, la industria o las tecnologías de la información. Sin embargo, es el de la automoción el que concentra la mayor parte de su actividad.

Especializado en la construcción de autobuses en sus inicios, el empresario portugués fue adquiriendo concesionarios y firmando alianzas por todo el mundo. En España opera a través de Ibericar, firma que cuenta con más de 100 puntos de venta y talleres en los que trabajan más de 1.100 profesionales. Sus concesionarios comercializan automóviles de 21 marcas distintas, entre las que destacan BMW, Renault y Kia.

Pero Ibericar Sociedad Ibérica del Automóvil, la matriz de la red de concesionarios multimarca Ibericar, no atraviesa por su mejor momento. A pesar de que las ventas de automóviles van aparentemente bien –en 2015 superó los 450 millones de facturación–, la compañía no ha conseguido ganar dinero en los últimos ejercicios, lo que ha provocado que el pasado año se haya visto obligada a reducir drásticamente su capital –un 65%–para cubrir pérdidas.

De retirada en Galicia

En Galicia su negocio también está en horas bajas. En 2006, el mismo año que tomó el control de los concesionarios de la familia Quer en la zona centro, Ibericar adquiría los del grupo Salfer, propiedad de la familia Fernández Alvariño, que comercializaban en Vigo las marcas Seat, Audi, Volkswagen, Fiat, Lancia, Toyota, Lexus y Hyundai. Dos años más tarde, en 2008, sumaría también los concesionarios de Turbotracción en esta misma ciudad y en Ourense, distribuidores de las marcas Chrysler, Jeep, Dodge y Ssangyong, convirtiéndose en la referencia del sector en la ciudad olívica.

Sin embargo, el pasado año el Grupo Pérez Rumbao tomó la alternativa como principal operador del área metropolitana más importante de la comunidad con la compra a Ibericar de sus cuatro mayores concesiones en Vigo –Audi, Seat, Volkswagen y Hyundai–. Ya en 2016, la coruñesa Louzao arrebató a la filial del grupo la distribución de Toyota en la ciudad.

A pesar de ello, Ibericar mantiene actividad en Galicia. En Vigo, a través de CarPlus, su filial de vehículos de ocasión, y en Lugo, Pontevedra, Estrada y Vilagarcía de Arousa, de Ibericar Gestoso, la sociedad que explota los concesionarios de la marca Renault en estas localidades.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad