El diputado Manuel Martínez abandona el salón de plenos de la Diputación de Lugo / E.P.

"Que no me voy, avise a la Guardia Civil". Bronca en la Diputación de Lugo

stop

Manuel Martínez, ex diputado del PSOE, acaba expulsado del pleno en medio de una gran bronca

en A Coruña, 30 de mayo de 2018 (05:00 CET)

El pleno de la Diputación de Lugo se convirtió este martes en escenario bélico, espectador impávido del enfrentamiento que mantiene el alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, con sus antiguos compañeros del Partido Socialista, la formación por la que fue elegido y alcanzó la vicepresidencia del organismo provincial. Aquel pacto no aguantó mucho y Martínez acabó registrando la baja del partido mientras el PSOE lo expulsaba.

Semejante desencuentro, que tuvo su origen en el desmán del alcalde cuando rompió la disciplina de partido y otorgó la diputación en bandeja al PP hasta que el PSOE la recuperó vía moción de censura, ha convertido el pleno de este martes en una trifulca en toda regla.

La empresa pública Suplusa desató el conflicto

"Que no me voy, avise a la Guardia Civil", increpaba Martínez al presidente Darío Campos, que en repetidas ocasiones lo conminó a abandonar la sala por interrumpir el debate en que se abordaba la relación de puestos de trabajo (RPT) de la institución. La RTP ya había fracasado una vez por los votos contrarios del exdiputado socialista, ahora no adscrito, y del PP.

El componente personal del debate prendió la llama. Martínez pretende ponerse al frente de la empresa pública de urbanismo, Suplusa, con un sueldo de 55.000 euros anuales y cuenta para lograrlo con el apoyo de los populares, quienes en sencillo ejercicio matemático, descubrieron que la izquierda está en minoría si el diputado díscolo vota con ellos.

"Todavía no cobro nada"

La alusión al salario del alcalde de Becerreá por parte del diputado de Personal, Miguel Ángel Sotuela, provocó que Martínez demandará la palabra por alusiones. "Señor diputado", terciaba el presidente Darío Campos, que hace unos años se intercambiaba elogios con su antiguo compañero socialista. Y Martínez respondía "que no hay problema ninguno para debatir sobre el sueldo de Suplusa". "Todavía no cobro nada", repetía.

Tras varias advertencias, el presidente de la Diputación le pidió que abandonara la sala. "Le avise tres veces, retírese del pleno". "Esto es increíble", replicaba Martínez, para espetar: "No me voy, avise a la Guardia Civil". Y no se fue. Llegó incluso a votar contra la RTP, pero no se contabilizó.

PSOE y BNG se quedan solos

Solventado el asunto, Martínez decidió dejar el salón de sesiones, pero reapareció poco después en la grada, donde siguió lamentándose y cargando contra sus excompañeros. Los socialistas anunciaron que iban a tratar de introducir una moción de urgencia para la disolución de Suplusa, al respecto de lo que el Grupo Popular y Martínez anunciaron que votarían en contra.

El PP abandonó directamente el pleno solidarizándose con Martínez y reconciliándose con las matemáticas, que ahora le eran desfavorables y permitirían a PSdeG y BNG aprobar la propuesta. Socialistas y nacionalistas se quedaron debatiendo solos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad