Albert Rivera, en el centro, acompañado de Marta Rivera de la Cruz y de Cristina Losada / Ciudadanos

Qué fue de los líderes de Ciudadanos en Galicia

stop

Ciudadanos encara las municipales con una cúpula renovada, diseñada desde Madrid y sin ninguno de los cargos que encabezaban la formación en las autonómicas

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Albert Rivera, en el centro, acompañado de Marta Rivera de la Cruz y de Cristina Losada / Ciudadanos

en A Coruña, 23 de enero de 2018 (05:00 CET)

¿Quién manda en Ciudadanos? Eso parecía preguntarse el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, cuando agradeció este lunes a “esa persona” que calificara a Alberto Núñez Feijóo como un buen candidato para gobernar en Galicia. “Esa persona” era Olga Louzao, edil en el Concello de Lugo, portavoz de Ciudadanos en Galicia y “uno de los escasos líderes” del partido en la comunidad, en palabras de Puy.

En Ciudadanos Galicia ha mandado la mayor parte del tiempo el aparato del partido, con el secretario de organización, Fran Hervías, como principal correa de transmisión entre Galicia y Madrid. La necesidad de crear y cohesionar una estructura territorial generó multitud de tensiones a nivel orgánico al cuestionar un sector crítico de los militantes la democracia interna del partido. Así sucedió en la cascada de ceses y dimisiones en la provincia de A Coruña, la más importante de la formación naranja en número de afiliados, a solo unos meses de las elecciones a la Xunta.

Cristina Losada duró una campaña

De aquella primera estructura apenas quedan ahora representantes. La entonces candidata a la presidencia, Cristina Losada, no era afiliada ni ostentaba cargo orgánico alguno en Ciudadanos. A la periodista viguesa la escogió el partido por afinidad ideológica. Losada llegó desde Madrid, se encontró un partido a medio hacer, compitió confiando en que la imagen de Rivera sirviera para arañar votos y acabó naufragando en las elecciones.

Pese a ello, la primera idea de la cúpula de Ciudadanos fue hacerle una “propuesta” para que continuara vinculada al partido.  El plan no salió adelante y, a día de hoy, Losada no tiene función alguna en el discurrir de la formación en Galicia.

El delegado que lidió con los críticos deja sus cargos

Tampoco los hombres fuertes de entonces continúan. Juan José Chouza, el que fuera delegado territorial, dejó todos sus cargos en junio del año pasado, según el partido, por motivos de salud. Tuteló la peor etapa de Ciudadanos, cuando arreciaban las críticas por la falta de democracia interna, ejerciendo de vínculo con la cúpula de Madrid.

El portavoz en las autonómicas, el exconcejal del PP Javier Sánchez Agustino, ha sido relevado por Olga Louzao. Ninguno de los coordinadores provinciales, Manuel Moinelo (A Coruña), José Luis Durán (Lugo), Ernesto Rodríguez (Ourense) y Manuel Pena (Pontevedra), continúan en sus puestos tras la renovación emprendida a partir de la asamblea nacional de febrero de 2017.

Los nombres clave de la nueva etapa

El comité ejecutivo de Ciudadanos diseñó una nueva estructura orgánica que tiene a uno de sus hombres fuertes en Javier Alonso, el secretario de comunicación en Galicia y, por tanto, el encargado de hilvanar el discurso del partido en coherencia con el del equipo de Rivera.

Laureano Bermejo, secretario de organización, es el enlace entre el partido en Galicia y la cúpula de Madrid, un cargo similar al que ejercía Chouza.

A la portavocía de Olga Louzao en Galicia se suman las de los portavoces provinciales en Pontevedra y A Coruña, que ejercen el propio Javier Alonso y María Vilas, coordinadora de la agrupación de Santiago. David Matías Izquierdo y Elena Posada son secretarios de organización provincial en A Coruña y Pontevedra, respectivamente.

La militancia hablará en las municipales

Los estatutos de Ciudadanos prevén la celebración de primarias de cara a confeccionar las listas para las próximas municipales. También las agrupaciones, en procesos internos, tienen voz para elegir sus cargos.

El gran problema que afronta el partido en Galicia, al margen de la falta de implantación territorial en comparación con los partidos tradicionales, es el de tener visibilidad sin apenas poder institucional y estando fuera del Parlamento.

El proceso independentista catalán alivió mucho la situación para una formación que parece capitalizar mejor el llamado voto constitucionalista que el voto de cambio que emergió tras la crisis económica. Esa es la preocupación del PP, que ha intensificado las críticas tras los resultados de las elecciones catalanas. Allí Ciudadanos tenía una lideresa consolidada, Inés Arrimadas, algo con lo que todavía no cuenta en Galicia. 

Hemeroteca

Ciudadanos (C's)
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad