Los trabajadores del ARA defienden el referéndum del 1-0 y el anuncio de la Generalitat, después de que se aprobara la ley en el Parlament, con una defensa cerrada por parte del presidente Puigdemont. EFE/Toni Albir

Puigdemont llama a la coacción sobre los alcaldes que no ceden ante el 1-O

stop

Puigdemont pide parar por la calle a los alcaldes que no acepten ceder los colegios electorales el 1-O. Iceta califica sus palabras de "temerarias"

Economía Digital Galicia

Los trabajadores del ARA defienden el referéndum del 1-0 y el anuncio de la Generalitat, después de que se aprobara la ley en el Parlament, con una defensa cerrada por parte del presidente Puigdemont. EFE/Toni Albir

Barcelona, 09 de septiembre de 2017 (13:34 CET)

“Miradme a los ojos: te debes a mí. Y de forma serena preguntad: ¿Me dejarás votar o me impedirás que vote?”. De esta manera, directa y clara, Carles Puigdemont llama a los catalanes que viven en municipios que no cederán sus locales para el 1-O que interpelen explícitamente a sus regidores como medida de presión ante un referéndum declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

Las palabras de Puigdemont, pronunciadas este viernes en un acto de la ANC, han sido duramente criticadas por diversos líderes políticos catalanes. Así lo ha expresado el primer secretario del PSC y líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, quien las ha tildado de “irresponsables y temerarias”. A lo que ha añadido que “acabarán provocando insultos y amenazas”. “¡Llamemos a la calma!”, ha concluido Iceta a través un mensaje en su perfil de Twitter.

Otra de las voces de la oposición, el diputado de Catalunya si que es pot Lluís Rabell, ha criticado la llamada a las movilizaciones contra los alcaldes que no se adhieran al 1-O. “Presidente, cuidado con estas derivas… Incitar a la gente de esta manera desprende un tufo populista y totalitario indigno de su cargo”, ha asegurado Rabell, quien a su vez citaba un mensaje del senado de En comú podem, Oscar Guardingo, que enlazaba esta noticia.

Manifestaciones ante ayuntamientos

Desde la convocatoria oficial del referéndum, y a pesar de la rápida impugnación por parte del Tribunal Constitucional, varios municipios catalanes han vivido pequeñas manifestaciones frente a los consistorios para reclamar que estos cediesen los lugares habituales de voto.

La más numerosa tuvo lugar este jueves en Mataró (Barcelona), cuando en torno a 300 vecinos se concentraron frente a la sede del ayuntamiento para pedir la cesión de estos espacios. A pesar de que un primer momento el alcalde socialista de la localidad ordenó poner en marcha el dispositivo electoral para el 1-O, el consistorio ha cancelado esta orden tras la resolución en contra del Tribunal Constitucional. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad