Puigdemont avisa: "Negociaremos la constitución del Estado propio"

stop

El candidato a la presidencia de la Generalitat hace suya la agenda independentista, con la creación de un Banco Central de Cataluña y una Agencia Catalana de Seguridad Social

Carles Puigdemont, próximo presidente de Cataluña. / EFE

Barcelona, 10 de enero de 2016 (18:09 CET)

Carles Puigdemont ha asegurado que se dejará "la piel", en su intento de conducir Cataluña como presidente de la Generalitat, con la idea de seguir la agenda independentista, el proceso que arrancó "con las movilizaciones sociales", con la Diada de 2012. Y que no es el momento para "los que les tiemblan las piernas", dejando claro que quiere aplicar el compromiso adoptado el 9 de noviembre.

En un tono tranquilo, pero con convicción, Puigdemont ha desgranado buena parte del programa que el propio Artur Mas defendió en su discurso de investidura. En 50 minutos, —mencionando diversos puntos, en diversas áreas— el candidato de Junts pel Sí, no ha ahorrado los objetivos del bloque independentista: un Banco Central de Cataluña; la Agencia Catalana de Seguridad Social y la Hacienda propia.

Los dos últimos son compromisos que el Parlament votó con la declaración soberanista del 9 de noviembre, y que debía asumir el gobierno que se pudiera formar: es decir el Ejecutivo que encabezará a partir de esta misma noche Carles Puigdemont.


Un guiño a la CUP

"Tenemos a nuestros mejores especialistas trabajando en esos objetivos", ha asegurado Puigdemont, con una idea muy clara en todo su discurso: "Negociaremos la constitución de un estado propio, y lo haremos también a nivel internacional, y para ello contamos con el President Artur Mas", ha asegurado, en un guiño a la CUP, porque los diputados de la fuerza anticapitalista habían pensando en Mas para ese cometido, pero Puigdemont también ha recordado que el movimiento independentista debe sumar una parte más numerosa de la sociedad catalana.

Cargado de contenido social, y con apelaciones constantes a la población "que no puede seguir", Puigdemont se ha quedado a medio camino, en su intento de comprometerse con la hoja de ruta soberanista y con un programa netamente de izquierdas. Reconociendo a Mas "su labor", que le miraba atento desde la bancada del Govern, Puigdemont no se ha alejado del guión de Junts pel Sí, a la espera del Ejecutivo que pueda constituir y de la situación que se pueda abrir en la política española.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad