PSOE y Podemos retoman los contactos en búsqueda de un acuerdo

stop

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias agotan las últimas posibilidades de alcanzar un acuerdo para un pacto de investidura. Este miércoles tendrán una reunión, en la que cada uno espera que la otra parte ceda en sus pretensiones

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez buscarán acercar posiciones para un posible acuerdo.

Barcelona, 27 de marzo de 2016 (17:07 CET)

Tras las mini vacaciones de Semana Santa, los partidos políticos vuelven a retomar las negociaciones para buscar una salida para la investidura de Gobierno. Si en un mes no hay un acuerdo concreto, habrá que ir a elecciones para el mes de junio.

El miércoles está programada la reunión entre el secretario general de PSOE, Pedro Sánchez, con el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias. El diputado de la agrupación morada mantiene su oferta de formar un gobierno "a la valenciana", con un acuerdo entre sus dos partidos, más Compromís e IU-UP. E Iglesias quiere guardarse la figura de la vicepresidencia para él.

Pero Sánchez no está convencido de esta alternativa, porque también necesitaría el apoyo de los independentistas de DiL y ERC (e inclusive del PNV), y el tema del referéndum en Cataluña es una línea roja que el socialista dijo que no cruzaría.

Aprovechar la crisis

Sánchez quiere aprovechar la crisis en el seno de Podemos para sugerirle que facilite el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos. De hecho, parte de las diferencias podemitas se debe a que el sector encabezado con Íñigo Errejón ve con mejores ojos pactar una abstención con los socialistas.

Si no hubiera acuerdo, la reunión del miércoles sólo servirá para presionar al otro partido, y de paso, ver la resistencia de cada dirigente en sus filas.

Rivera sigue tentando al PP 

El otro invitado al pacto, Ciudadanos, seguirá buscando que el PP se sume a una gran coalición, y en caso de rechazo, que sean los populares que carguen con el sambenito de haber impedido un acuerdo de Gobierno. Pero para no se entiendan que en Ciudadanos son tan generosos, Albert Rivera advirtió que si los socialistas "se alían con los populistas", en referencia a Podemos, darán por roto el acuerdo.

En el PP, Mariano Rajoy sigue pendiente de contactar con Sánchez, pese a que no quiere saber nada con una supuesta gran coalición entre los dos partidos mayoritarios. El actual presidente en funciones tiene que hacer valer su figura entre sus filas, donde las voces reclamando que se aparte de la carrera electoral van en aumento. Justamente, esa sería una de las condiciones que pondría Ciudadanos para tender puentes de acuerdo con el PP.

Sánchez necesita revalidar sus títulos

También Sánchez tiene que recuperar su influencia entre las bases y los barones socialistas. Susana Díaz es su principal competidora por la secretaría general del partido, pero la andaluza todavía no define si se enfrentará a él en las primarias para la secretaría general, prevista para el 8 de mayo.

La dirección del PSOE asegura que está dispuesta a retrasar las primarias y el posterior Congreso Federal de los días 20, 21 y 22 de mayo, en caso de que la mayoría de las federaciones acepte mover la fecha, mientras crecen los rumores de que la presidenta de Andalucía podría dar un paso al frente por la conducción del partido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad