Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo durante su encuentro oficial en La Moncloa | EFE

PSOE y Podemos hacen la campaña a Feijóo

El presidente de la Xunta califica de “esperpento” la sesión de investidura un día después de vanagloriarse de la estabilidad política de Galicia

La investidura fallida de Pedro Sánchez no solo implica el desgaste de las marcas PSOE y Podemos y el deterioro en las relaciones entre sus líderes, llamados por lógica matemática a entenderse. También genera desconfianza en la capacidad de las fuerzas de izquierda para lograr consensos que doten de estabilidad al Gobierno.

A esa línea de flotación es a donde mejor dispara Alberto Núñez Feijóo, que mientras critica la incertidumbre política en la que vuelve a estar España, ve reforzado su discurso a un año de las elecciones autonómicas a las que no confirmó si se presentará. Si lo hace, tendrá más munición para reivindicar las bondades de concentrar el voto en el PP en lugar de dividirlo hacia Ciudadanos y Vox o abrir la puerta a una izquierda peleada entre sí. No sería su primer discurso de campaña fundamentado en esa idea.

Feijóo, contra el "esperpento político" de PSOE y Podemos

El presidente de la Xunta, antes de conocerse el fracaso de Sánchez, calificó de "esperpento político" las negociaciones, considerando que PSOE y Podemos "se están tomando a broma a los 47 millones de ciudadanos". También afeó que se criticaran entre sí y que “filtren los documentos que uno se pasa al otro”.

“Esto parece una casa de apuestas, esto parece a ver quién es más fuerte, a ver quién es más guapo y a ver quién es el que tumba el pulso del otro. Pero no creo que los españoles nos merezcamos este esperpento político que estamos viviendo en los últimos días", decía Feijóo, que un día antes había puesto a Galicia como ejemplo de “estabilidad política” frente a “una España confundida” y había criticado a las ideologías “que viven del conflicto”.

Yolanda Díaz quiere aprobar en septiembre

Las críticas del presidente de la Xunta contrastaron con el posibilismo que mostró Yolanda Díaz, convencida de que “es posible salir de este atolladero” en septiembre si el PSOE “no antepone los intereses partidarios a los del país”. La portavoz de Galicia en Común advirtió que si no se alcanza un acuerdo dentro de dos meses, se entra en la posibilidad "de que La Moncloa esté gobernada por la derecha" en noviembre con unas segundas elecciones. Por eso, junto con el diputado Antón Gómez-Reino, pidió a Sánchez "voluntad" para negociar y evitar una nueva cita electoral.

El que hasta hace poco era su compañero de partido, Luis Villares, pidió a Podemos y al PSOE una reflexión tras la "absoluta irresponsabilidad" mostrada durante la sesión de investidura en el Congreso: "Hay políticas de cambio que no pueden esperar cinco meses", dijo. A juicio del portavoz de En Marea, los dos partidos han librado una guerra basada “única y exclusivamente en sillones y que no tiene en cuenta programas”. "La gente votó con una expectativa de cambio y, quienes tienen la responsabilidad, tienen la obligación de dar esa solución y esas respuestas", manifestó.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad