Problemas en la Generalitat: la CUP decide romper el pacto con Junts pel sí

stop

Los anticapitalistas no se pronunciarán si apoyan o no los presupuestos, y quieren convocar a un referéndum por la independencia antes de enero

Asamblea de la CUP en Sabadell, en diciembre. / EFE

Barcelona, 22 de mayo de 2016 (13:42 CET)

La CUP ha decidido "librarse" del acuerdo de estabilidad firmado en enero pasado con Junts pel Sí (JxSí) y, con ello, genera mayor debilidad al gobierno de Carles Puigdemont cuando está a las puertas de presentar los presupuestos.

En una enmienda a su ponencia política, la asamblea de la CUP apuesta por "ampliar la base del independentismo por la izquierda" y, por este motivo, concluye que "debe tener las manos libres para hacer oposición al gobierno" catalán.


Otra vuelta de tuerca al gobierno de la Generalitat

Con esta decisión, la CUP da otra vuelta de tuerca al presidente Carles Puigdemont y a su vicepresidente económico, Oriol Junqueras, cuando falta tan solo dos días para que presente el proyecto de presupuestos para el próximo año.

La asamblea de la CUP, reunida en el Teatro de la Pasión de Esparreguera (Barcelona), aprobó esta enmienda, contraria al acuerdo de estabilidad, por 251 votos a favor y 184 en contra.

En una comparencia ante los medios, Xevi Generó, miembro del secretariado nacional de la formación anticapitalista, subrayó que "decidimos ser libres".

Pese a dar por muerto el acuerdo de estabilidad firmado con JxSí, los dirigentes de la CUP no creen que esto precipite el final de la legislatura y la convocatoria de unas nuevas elecciones.

Xevi Generó tampoco cree que, si no votan a favor de los presupuestos, acabe la legislatura, pese a las advertencias lanzadas desde JxSí.

Sobre el acuerdo de estabilidad con JxSí, desde la CUP se subraya que sólo estaban obligados a votar a favor de lo que permitiese avanzar en el "proceso de ruptura democrática".

En la ponencia política se critica que JxSí "no ha hecho ningún esfuerzo práctico ni concreto para aplicar la declaración del 9-N".

En definitiva, solo si el gobierno de Carles Puigdemont desobedece los requerimientos de las instituciones españolas, dispondrá del apoyo de la CUP.


Avanzar a toda máquina hacia la independencia

La CUP quiere avanzar a toda máquina para declarar la independencia en enero de 2017, y para soltar lastre, ha decidido romper los acuerdos con Junts pel sí, pactos que han permitido que la unión de ERC y CDC permitan investir como presidente a Carles Puigdemont.

En una asamblea realizada en Esparraguera con 800 miembros, la CUP consideró que deberían tener "las manos libres" para oponerse al gobierno catalán cuando lo consideren, y estimaron que el acuerdo con JxS es un obstáculo "para ampliar la base independentista de izquierdas".

Sin definición de los presupuestos

Los asambleístas han votado en contra de una propuesta que rechazaba el rol de los diputados de la agrupación en el Parlamento. Pero en la asamblea no decidirán si van a aprobar o no los presupuestos de la Generalitat, debido a que falta conocer qué opinan los miembros de Crida Constituent, que forman parte del grupo parlamentario.

Los cuperos siguen adelante con su estrategia de desobediencia a las decisiones del Tribunal Constitucional, y proponen realizar un referéndum por la independencia no más allá de enero de 2017, aunque algunos dirigentes matizaron que este pedido por ahora se encuentra "en un marco teórico".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad