Alberto Núñez Feijóo al término de un consello de la Xunta de Galicia / E.P.

Primer paso de la Xunta para invertir el superávit: 95 millones en SPI

La Xunta esquiva el veto del Gobierno central a la inversión del superávit con una inyección de 95 millones en la Sociedade Pública de Investimentos

La Xunta de Galicia pone en marcha su plan para esquivar el veto del Gobierno central para que reinvierta su superávit. El Ejecutivo autonómico ha inyectado un total de 94,64 millones de euros en la Sociedade Pública de Investimentos de Galicia (SPI), según aparece recogido en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme).

Se trata de tres cuartas partes de los 125 millones de euros de superávit que la Xunta anunció que destinaría a gasto en sanidad, educación y servicios sociales pese a la oposición del Gobierno central que había decidido no dar su autorización a este movimiento.

Xestur en el horizonte

La medida se enmarca dentro del anteproyecto de Ley de refuerzo de actuaciones prioritarias aprobado en el último consello de la Xunta de Galicia del pasado mes de abril. Fue entonces cuando el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó la hoja de ruta que tenía pensado poner en marcha para poder reinvertir el superávit.

“Una alternativa, legal y que se puede aprobar sin necesidad de autorización del Gobierno central”, defendió por aquel entonces el presidente de la Xunta de Galicia que durante su intervención aportó dos nombres propios como los encargados de canalizar esta inversión en programas sociales: la propia SPI y la Sociedade de Xestión do solo de Galicia (Xestur). Esta última está previsto que siga los pasos de la SPI y que en las próximas fechas reciba la inyección de los 30 millones de euros restantes de superávit que la comunidad gallega logró en el ejercicio 2018, unos fondos que hasta ahora se encontraban bloqueados por el veto del Gobierno central.

Liberar fondos para otras partidas

El movimiento de la Xunta para inyectar 94,64 millones de euros en SPI ha reforzado aún más el capital de una de sus sociedades públicas con mayor pulmón financiero. En concreto, el capital de esta firma dependiente de la Consellería de Infraestructuras e Mobilidade se eleva ya hasta los 131,65 millones de euros.

Estos fondos que la Xunta ha inyectado permitirán que dos de sus sociedades públicas (SPI y Xestur) amorticen deuda, liberando así para otros destinos (sanidad, educación y servicios) unos recursos que en principio tendrían que destinarse a pagar los intereses de la deuda.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad