¿Por qué el juicio del Prestige se demoró una década?

stop

La complejidad del caso y que la instrucción se desarrollase en un juzgado pequeño fueron las claves

Sala habilitada en el recinto Expocoruña para el juicio

17 de octubre de 2012 (01:00 CET)

Han pasado casi 10 años desde que un buque de Liberia que operaba bajo bandera de las Bahamas se hundió frente a las costas gallegas. El vertido de fueloil que provocó la ruptura del pecio provocó uno de los mayores desastres ecológicos de la historia de España. Era el Prestige. Una década después el juicio por aquellos acontecimientos se ha iniciado en A Coruña, en plena campaña electoral. Muchos de los afectados gallegos de aquella tragedia tienen pocas esperanzas de que puedan resarcirse los daños ocasionados debido al tiempo que ha pasado.

Pero, ¿qué fue lo que originó que el juicio se demorase tanto tiempo? Abogados consultados por Economía Digital destacan que “no se pusieron las medidas técnicas y humanas adecuadas” para evitar la demora. Fue el Juzgado de 1ª Instancia número 1 de Corcubión el encargado de llevar a cabo la instrucción del caso. Para muchos conocedores del proceso judicial, aquí estuvo el origen del desfase temporal.

Corcubión

“Es un juzgado muy pequeño, no tenía grandes medios técnicos, aunque se le dio ayuda. Pero eso retrasó mucho todo el proceso”, indican varios abogados, que añaden que, a mayores de esta situación, “nadie puede negar que es un proceso complicado”.

“Hay muchos actores implicados de diversas nacionalidades, y tampoco se puede negar que eso fue otro de los factores que hizo que el juicio tardase tanto tiempo en llevarse a cabo”, comentan. “Aunque otros juicios de similares características, por su complejidad y magnitud se celebraron mucho antes, como los del 11-M”, dicen.

La 'zona cero' no tiene esperanza


Ahora, iniciado el proceso, muchos creen que se ha quedado corto. Félix Porto, el actual alcalde de Muxía --considerada la 'zona cero' del Prestige-- indica que en su municipio no tienen grandes esperanzas con respecto a la vista que arrancó este martes en A Coruña.

“Ha pasado muchísimo tiempo. Esperamos que por lo menos se puedan recuperar todo lo que se perdió económicamente, que fue mucho, pero la realidad es que muchos de los verdaderos responsables no están sentados en el banquillo de los acusados. La mala gestión que se llevó a cabo hizo que una desgracia se convirtiese en una autentica catástrofe”, explica el regidor socialista.

Pasados diez años, pocos rastros quedan del Prestige en Muxía, aunque sí muchos recuerdos. “Esta tragedia dejó una gran memoria viva en este lugar. La gente recuerda la tragedia y lo que supuso, pero también tienen un gran recuerdo de la marea blanca de gente que vino de todas las partes de España para ayudar a limpiar”, rememora.

Nunca Máis, IU, y BNG

Lo cierto es que, muchas plataformas de afectados, además de grupos políticos, indican que el Ejecutivo de entonces fue uno de los grandes responsables de los acontecimientos que derivaron en la marea negra.

Uno de los portavoces de la plataforma Nunca Máis --que está personada en la acusación--, el escritor Manolo Rivas, indicó que “aún hay banquillos vacíos” en el juicio. “La Audiencia evitó el bochorno al imputar a un alto cargo de aquel Gobierno, a López Sors, pero creo que esa imputación y ese alto cargo es una metáfora de más altas responsabilidades. Es la sensación que tengo diez años después”, indicó.

Igualmente tanto desde Izquiera Unida como desde el BNG –que acudieron a una manifestación de Nunca Máis celebrada frente al recinto en el que se desarrolla el juicio-- reclamaron que se sentasen en el banquillo “Alvarez-Cascos, Arias Cañete, Mariano Rajoy” e incluso el expresidente José María Aznar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad