Podemos tarda un día en reventar el primer gobierno socialista

stop

El partido de Pablo Iglesias fulmina el pacto con uno de los barones más críticos con Pedro Sánchez

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

Madrid , 26 de septiembre de 2016 (11:15 CET)

Podemos ha tardado apenas 12 horas para fulminar el primer pacto del gobierno con el Partido Socialista, después de las elecciones vascas y gallegas que han desatado la batalla final por el control del PSOE.

El secretario regional de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, ha liquidado el acuerdo de investidura que suscribió en junio del año pasado y con el que Emiliano Gacía-Page, uno de los barones socialistas más críticos con Pedro Sánchez, alcanzó la presidencia.

La agrupación morada ha recriminado a García Page que esté más preocupado el fulminar a Pedro Sánchez que a gobernar en la comunidad manchega.

"Ha estado más ocupado en anuncios que en obras y más ocupado en lo que se mueve en Ferraz y en decapitar a Pedro Sánchez que en dar vida a Castilla-La Mancha", ha asegurado el secretario regional de Podemos. El líder de Podemos en la región ha leído un comunicado sin admitir preguntas en el que cargó contra uno de los dirigentes más críticos con Sánchez.

"Nunca provocamos una teatralizada guerra de declaraciones y amenazas. No es nuestro estilo. Para eso ya hay otras gentes. Hemos sido responsables, dialogantes y pacientes, pensando en lo que entendíamos mejor para nuestra tierra. Pero cada cosa tiene un tiempo y un límite", ha añadido García Molina.

La última batalla

"El acuerdo de investidura ha muerto, de desaliento y de vergüenza. Se abre un tiempo de duelo, de reflexión en soledad en la que poder asumir la pérdida y trazar nuevos horizontes. Seguimos trabajando, pero pedimos que se respete ese tiempo", remató García Molina.

La fulminación de García-Page llega el lunes en el que se prevé la última batalla en la guerra interna del PSOE en la que varones como García-Page intentarán fulminar a Pedro Sánchez por los malos resultados obtenidos tanto en Galicia, donde han pasado a ser tercera fuerza política después de PP y En Marea, y en Euskadi, donde son la cuarta fuerza, empatada en diputados con el Partido Popular.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad