Plan de la Xunta contra los desahucios con Abanca, Caixa Rural y Sabadell

stop

El Gobierno gallego acuerda con las entidades financieras alquileres sociales para evitar que las familias sean expulsadas de su vivienda

Alberto Núñez Feijóo

en A Coruña, 18 de junio de 2015 (16:48 CET)

La Xunta ha activado su plan anti-desahucios. El batacazo electoral del partido de Núñez Feijóo ha desembocado en una batería de medidas sociales que han tenido como último capítulo un acuerdo con tres entidades financieras, Abanca, Caixa Rural y Sabadell-Gallego para evitar que las familias sean expulsadas de sus viviendas.

El convenio aprobado por el Consello da Xunta servirá para articular un alquier social para aquellas personas que no dispongan de recursos y corran el riesgo de ser desahuciadas. Según explicó Núñez Feijóo, Abanca, Caixa Rural y Sabadell-Gallego se han comprometido a adherirse al plan, que se extenderá a otros bancos que todavía no han confirmado su participación.

Mecanismo

Las vías que se abren son dos, de forma que en el caso de desahucios por impago de hipoteca, las entidades tendrán que informar a la Xunta y comprometerse a no hacerlos efectivos hasta que la Administración logre un acuerdo con la familia para que ésta siga en su vivienda a cambio del pago de una renta social que variará, en función de las circunstancias, entre cero y 75 euros al mes.

Según ha explicado Feijóo, este acuerdo atañe a las familias con una renta inferior a tres y cuatro veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), que ha identificado en unos ingresos inferiores a 30.000 euros al año, si bien varía en función de las cargas. El objetivo es que permanezcan en esta vivienda un año prorrogable a tres con este alquiler máximo de 75 euros.

Viviendas vacías

En segundo lugar, las entidades financieras pondrán a disposición de la Xunta una parte de su parque de viviendas vacías, de las que se harán constar en el Rexistro de Vivendas Baleiras, para que puedan ser ocupadas por afectados de desalojo debido a impago de alquiler a causa de bajos ingresos.

La renta que podrá cobrar el banco oscilará entre los cero y los 125 euros, y el pago será "coordinado" entre la familia y la Administración autonómica. El presidente gallego ha incidido en que el objetivo es "dar las máximas facilidades de acceso" a una casa a las familias "en función de sus circunstancias".

El giro social

La medida ha estado enmarcado en una serie de anuncios de carácter social, rebaja de impuestos incluída. Así, el Ejecutivo autonómico también ha dado luz verde a una nueva rebaja de las valoraciones de inmuebles urbanos que permitirá que los gallegos paguen un 50 por ciento menos por la adquisición de una vivienda de lo que pagaban en 2012.

En concreto, la nueva reducción, que será aplicable al segundo semestre de este año 2015, rebajará en un 15 por ciento adicional las valoraciones de los impuestos urbanos, de forma que la disminución, sumada a las anteriores rebajas, acumula un 50 por ciento.

Por último, Feijóo ha ratificado la congelación de todos los precios universitarios de grado y de máster. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad