El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a Ximo Puig

A Coruña exige a Sánchez que perdone 200 millones al puerto (como en Valencia)

stop

El Gobierno condona una deuda de 350 millones de euros del puerto de Valencia mientras exige a Coruña la devolución de 200 millones por el Puerto Exterior

A Coruña, 23 de agosto de 2018 (18:38 CET)

Los 350 millones de deuda del Consorcio Valencia 2007, el organismo público que financió las obras para que el puerto acogiese la celebración de la Copa América, han servido al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, para cambiar el sentido del voto de su compañero de filas Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, sobre el objetivo de déficit en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El propio Puig justificó este cambio de última hora por los acuerdos alcanzados con Sánchez, pero especialmente por la condonación de la deuda que arrastraba el consorcio, un crédito del ICO impagado que estaba asumiendo el Tesoro Público, aunque también fue un aspecto determinante los 500 millones adicionales que la comunidad va a recibir en concepto de IVA.

Pendientes de 200 millones

Mientras tanto, en Galicia el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sigue luchando para que no le “arrebaten” una recaudación de cerca de 200 millones por este mismo concepto. Y la Autoridad Portuaria de A Coruña, dependiente del organismo Puertos del Estado y en la que también tienen representación el Gobierno autonómico y el Concello de A Coruña, a pesar de su delicada situación, se ve obligada a pagar hasta el último céntimo de los 200 millones de euros que adeuda por las obras del puerto exterior de Punta Langosteira.

Este doble rasero del Gobierno no ha sentado bien en Galicia. De hecho, han sido varios los grupos políticos que han solicitado a Sánchez el mismo trato de favor que al puerto de Valencia, a pesar de que la situación no es exactamente igual.

Este mismo jueves, sin ir más lejos, el concejal de Rexeneración Urbana del Concello de A Coruña, Xiao Varela, lamentaba que el Gobierno no tuviese en cuenta "los legítimos intereses de la ciudadanía coruñesa, cuando sí parece que es consciente de los derechos de los vecinos en otras partes del Estado". "Si se condona la deuda generada en Valencia por la Copa América de Vela, con mucha más razón en A Coruña, por la construcción de un puerto de interés general del Estado”, destacaba el responsable municipal.

Situaciones distintas

En Valencia, las obras habían generado un problema grave a todas las administraciones. El crédito concedido para la celebración del evento deportivo no podía ser cubierto con los ingresos del organismo. Los intereses de demora generaron una bola de 350 millones que todo el mundo sabía que era imposible de cobrar, de ahí que el Gobierno no titubease a la hora de tomar esta decisión.

En el caso de A Coruña, la deuda debería saldarse con los ingresos que genere la venta de los terrenos del puerto interior. Sin embargo, desde el Concello no están por la labor de “especular” con un espacio que, a su entender, es de toda la ciudadanía. De hecho, el futuro de la fachada marítima ha provocado un largo enfrentamiento entre Marea Atlántica, el grupo de Gobierno, y la Autoridad Portuaria, necesitada de liquidez para pagar sus deudas. 

Por eso en A Coruña esperan del PSOE un gesto similar, o por lo menos que el Gobierno se siente a negociar una salida a la difícil situación económica que atraviesa el organismo portuario coruñés, que ve como la posibilidad de hacer caja con los muelles interiores se aleja cada vez más.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad