Pedro Sánchez parte en dos a los socialistas gallegos 

stop

Lugo, Pontevedra y Ourense apoyan convocar ya el congreso; Vigo, Ferrol y A Coruña optan por retrasarlo 

en A Coruña, 29 de septiembre de 2016 (20:29 CET)

El PSOE de Vigo quiere dejar gobernar a Rajoy bajo el temor de que el PP obtenga mejores resultados en unas terceras elecciones. La gestora del PSdeG defiende a capa y espada a Pedro Sánchez y pide que se deje hablar a la militancia. En Ferrol solicitan que no se mezcle lo orgánico con lo político mientras Carmela Silva, presidenta de la Deputación de Pontevedra, carga contra Pilar Cancela y da por muerto a Pedro Sánchez. En Lugo, en cambio, mantienen su no a Rajoy, pero en Santiago no lo tienen claro y quieren tiempo para fijar su postura.

Así de confusa es la situación que atraviesa el PSdeG, que ha hecho costumbre de las peleas internas y que evidencia ahora las contrapuestas sensibilidades de sus pesos pesados alrededor del órdago de Pedro Sánchez, quien sigue decidido a celebrar un congreso extraordinario el 12 y 13 de noviembre.

Vigo quiere dejar gobernar a Rajoy 

Abel Caballero, alcalde de Vigo, y Carmela Silva, dan por hecha la disolución de la ejecutiva socialista, antesala de lo que será la disolución de la gestora en Galicia para abrir un proceso de elecciones internas. Caballero, que no se ensaña con Sánchez, cree que se debe dejar gobernar a Rajoy. Silva apoyó a los 17 dimisionarios que intentaron forzar la salida de Sánchez.

En el PSOE vigués creen que el partido no está preparado para las terceras elecciones tras la caída de la ejecutiva. La elección de un candidato, sostienen, desataría otra guerra interna. Otra razón para dejar gobernar.

La exdiputada pontevedresa Carmen Gallego, alineada con los dirigentes de Vigo, advirtió que plantear el debate sobre el futuro del PSOE en términos tan "reduccionistas" como la posición en la investidura es "una trampa"; al tiempo que añoró los tiempos en que los malos resultados electorales llevaban consigo dimisiones.

Apoyos a Sánchez

El contrapunto a la visión del principal alcalde socialista en Galicia lo puso este jueves la otra regidora del PSOE en una ciudad gallega, la lucense Lara Méndez. A su entender, el relevo o la continuidad del primer secretario general elegido por la militancia debe hacerse por los mismos cauces.

Además, el líder del partido en Lugo, Luis Álvarez, reprobó "la maniobra" de los dimisionarios, un "espectáculo lamentable" que "avergüenza" a toda la formación y le "resta credibilidad". Y, en medio del debate sobre la abstención o la negativa a apoyar un ejecutivo del PP, recordó a Europa Press que la postura del último Comité Federal fue "el no" a Mariano Rajoy.

Coincide así con la dirección local ourensana, que emitió un comunicado para trasladar su "absoluto apoyo" a Sánchez en su calidad de "secretario general". Junto con su rechazo a "facilitar un gobierno del PP", reivindicó que el Comité Federal y el congreso sean los órganos en los que se debata "el futuro político y orgánico" de su formación.

Algo similar hizo la directiva del PSOE en la ciudad de Pontevedra, para la que "no es admisible" que diputados socialistas permitan "perpetuar políticas regresivas en derechos y libertades", pues "no fueron elegidos para tal fin".

Posturas intermedias

La visión desde Ferrol, en cambio, concuerda con esa negativa a apoyar al PP pero rechaza lo "simplista" de un planteamiento que mezcla lo orgánico y lo político. Así, las fuentes consultadas por Europa Press opinaron que la gestora podría "estabilizar" al partido, algo que, resaltaron, es lo que "hace falta".

"Responsabilidad y calma" son los dos ingredientes que recetó la líder local del PSOE coruñés, Mar Barcón, en un momento que el partido está "muy dividido" y requiere "un proceso de reconstrucción".

De hecho, previno de que el PSOE no está ahora "para dividirse y combatir" internamente, con lo que se mostró partidaria de posponer el congreso. Al hilo de ello, llamó a seguir el ejemplo de las primarias en los partidos norteamericanos, que concluyen con la integración del perdedor y no con su "eliminación" política.

Finalmente, el portavoz socialista en Santiago, Paco Reyes, declinó pronunciarse sobre este asunto al argüir que no ocupa un cargo orgánico y que los órganos locales todavía no fijaron una postura al respecto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad