El Pazo de Meirás debe abrir al público para cumplir con sus obligaciones como Bien de Interés Cultural
stop

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, exige a la Fundación Francisco Franco ceñirse al juego democrático

A Coruña, 02 de agosto de 2017 (17:47 CET)

El hecho de que la Xunta haya puesto al lobo a cuidar de los corderos no ha gustado a las instituciones gallegas. Además del rechazo unánime de la oposición a la designación de la Fundación Francisco Franco para gestionar las visitas guiadas al Pazo de Meirás, otras entidades, como la Diputación de A Coruña o la Comisión de Recuperación de la Memoria Histórica de A Coruña (CRMH) han mostrado su preocupación por esta elección.

Tal es la polémica, que el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha tenido que salir al paso de las declaraciones de dicha fundación, que adelantó su intención de emplear su vinculación con el sistema de visitas del Pazo para mostrar la "grandeza" del dictador, para exigirle “un comportamiento democrático” en su relación con el Pazo de Meirás

La Fundación Francisco Franco avanzó su intención de enaltecer la figura del dictador durante las visitas al pazo

Rueda recordado que, al igual que Xunta abrió un expediente sancionador a los actuales dueños del Pazo tras incumplir el régimen de apertura al público, haría "lo mismo "si se detecta algún incumplimiento ahora. "La fundación debe actuar conforme al ordenamiento de un país democrático como es España", ha insistido, y el Ejecutivo autonómico estará "pendiente" de que esto se cumpla.

Diputación

En la misma línea se pronuncia la Diputación de A Coruña, Su vicepresidenta, Goretti Sanmartín, advirtió este martes a la Fundación Francisco Franco de que, en el momento que haga “apología del franquismo”, la institución provincial no dudará en denunciar a esta entidad.

Sanmartín apela a la Ley de la Memoria Histórica para reclamar que se impida que la fundación pueda elogiar la figura del dictador. "Un hecho así no ocurrre en ningún país que haya puesto fin a una dictadura como la que aquí se vivió", recalcó.

Exigen su ilegalización

Por su parte, la Comisión de Recuperación de la Memoria Histórica de A Coruña (CRMH) va más allá. Esta entidad, que fue la primera en denunciar la concesión de la gestión de las visitas a la fundación que lleva el nombre del dictador, exige al Gobierno central la "ilegalización" de la institución para “frenar” lo que considera una “continua e impune apología del franquismo”.

En un comunicado, la Comisión también apunta a la posibilidad de denunciar a la fundación en el supuesto de que haga apología del franquismo. “Nosotros sugerimos, a quien corresponda, a la Fiscalía o a los jueces, que corrijan esta anormalidad y revisen las actividades de esta fundación y que atiendan a sus manifestaciones, que nos parecen muy próximas al tipificado como delito de odio”, añade la CRMH.

Hemeroteca

Xunta
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad