Parálisis en la comisión que investiga el desfalco de las cajas

stop

El PP sigue a la espera de documentos solicitados en junio al Banco de España para reactivar el proceso, parado desde hace cuatro meses

Fernández Gayoso y José Luis Méndez durante su comparecencia en el Parlamento

16 de enero de 2014 (22:14 CET)

La comisión de investigación creada en el Parlamento para arrojar luz sobre la fusión de las extintas cajas gallegas y, de paso, aclarar los puntos negros de la comercialización de preferentes y de las indemnizaciones millonarias que se embolsaron ex directivos de Novagalicia tras su salida de la entidad, lleva seis meses prácticamente parada y cuatro de parálisis total.

El proceso arrancó en junio a un ritmo sofocante, con las comparecencias de, entre otros, José Luis Méndez y Julio Fernández Gayoso, ex director general de Caixa Galicia y ex presidente de Caixanova respectivamente. Siguió un frenazo en seco que llegó hasta septiembre. En la última reunión, los grupos de la oposición --PSdeG, BNG y AGE-- solicitaron nuevas comparecencias, entre ellas la del ex presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, la del comisario europeo Joaquín Almunia o la de Miguel Ángel Fernández Ordoñez, el ex gobernador del Banco de España, que dio plantón al Parlamento y se limitó a remitir unas respuestas por escrito. El Partido Popular hizo valer su mayoría parlamentaria para tumbar las propuestas y ahí acabó todo.

Desde entonces, la comisión está parada, a la espera de una documentación solicitada por primera vez en junio al Banco de España, pero que sigue sin llegar a tierras gallegas.

Los trámites del Banco de España


La responsabilidad para reunir de nuevo a la comisión recae sobre el presidente de la misma, Miguel Santalices (PP) que, a pesar de los requerimientos de PSdeG y BNG, sigue alargando los plazos. Considera que la información que debe remitir el Banco de España al Parlamento, a grandes rasgos informes sobre su gestión en la época de la fusión de las cajas, es clave para afrontar los trabajos pendientes, la redacción de las conclusiones y el dictamen para su posterior debate en comisión y Parlamento.

A pesar de los sucesivos requerimientos que, desde junio, ha remitido al supervisor, en la entidad capitaneada por Luis María Linde insisten en que son documentos confidenciales, en “régimen especial de reserva”. Por ello, ha iniciado un complejo trámite de consultas que tienen como último objetivo pedir el beneplácito del Consejo de Estado antes de enviar la información a Galicia, según explica Santalices. Mientras tanto, la comisión sigue paralizada.

El PP, dispuesto a reiniciar el proceso


La oposición no se acaba de creer el argumento y en el PSdeG y el BNG se alzaron voces en la última semana contra lo que consideran un parón injustificado. La presión ha servido para que Santalices acceda a hablar con los distintos grupos de cara a reactivar la comisión ya que la documentación del Banco de España, que ya advirtió el verano pasado de estas dificultades, ni está ni se la espera en fechas próximas.

En su defensa, los populares apelan a la importancia de conocer el papel jugado por el Banco de España en la fusión de las cajas antes de elaborar el dictamen y, como segundo argumento, explican que se ha nombrado a un ponente y a un suplente de cada grupo para que puedan avanzar en el informe final.

El calendario, entre otros problemas

Pero el resto de grupos critica con dureza el calendario fijado para el desarrollo de la investigación. El diputado del PSdeG, Abel Losada, califica de “inexplicable” el ritmo frenético del pasado verano, que desembocó en el prolongado parón actual: “Todos los grupos votamos a favor del plan de trabajo como un voto de confianza al Partido Popular. El calendario es absolutamente difícil de explicar y dificultó mucho la absorción da información, con situaciones en las que recibimos la documentación dos días antes de las comparecencias”, afirma.

Lo mismo opina Ana Pontón, diputada del BNG, que reclama seriedad para un trabajo que puede remitirse a la Fiscalía y puede, a diferencia de las comisiones de estudio, utilizarse como documentación en una causa penal.

La semana que viene se dará un paso más hacia la conclusión de una comisión de investigación que, más allá de la disputa política, ha sumado numerosos escollos, desde las esquivas respuestas de piezas claves en la fusión, como Méndez o Gayoso, a las espantadas de Miguel Ángel Ordoñez y Marta Fernández Currás, conselleira de Facenda durante la integración de las cajas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad