Pablo Crespo recurrirá la sentencia de la Gürtel: "Hay partes que son un disparate"

stop

El ex secretario del PP de Galicia asegura que ha demostrado "prueba a prueba" que las acusaciones de la Fiscalía no son ciertas, pero que estaba condenado de antemano

Pablo Crespo, ex secretario del PP de Galicia, condena a 13 años de prisión en la trama Grutel / EFE

en A Coruña, 10 de febrero de 2017 (15:21 CET)

Pablo Crespo recurrirá la sentencia. El ex secretario del PP de Galicia, condenado a 13 años de prisión en el primer juicio del caso Gürtel, ha reividicado su inocencia y ha insinuado que los investigados, incluído él, estaban sentenciados de antemano. "Nosotros hemos demostrado prueba a prueba que lo que decía la Fiscalía no era cierto. Y sin embargo, yo tenía la plena convicción de que íbamos a ser condenados", dijo en declaraciones a Cuatro y La Sexta.

Crespo reconoció en televisión, en el programa Salvados, que repartió sobresueldos no declarados en el PP de Galicia, lo que, según apuntaba entonces, era una práctica "normalizada" desde los años ochenta. Cuatro años después, tras conocer la condena, considera que algunas partes de la sentencia "son un disparate", razón por la que presentará un recurso judicial.

"Estoy consternado, ya no tanto por mí, q me afecta directamente, y mucho, sino por personas como los funcionarios, q no han tenido ninguna participación delictiva en todo este asunto y han perdido sus carreras y sus vidas. Y eso sí q es duro", zanjó Crespo, quien también lideró durante años al PP de Vilagarcía.

La presión mediática y la guillotina francesa

También ha comentado la "coincidencia" de que la sentencia se haya conocido el día que comienza el congreso del PP. "No creo en las casualidades", zanjó. En su momento, Crespo también aseguró públicamente que el partido se financió con donativos irregulares. Aunque hace años que no es afiliado, afirma que sigue teniendo muchos amigos en el PP que le han "mandado ánimos".

A su modo de ver, la presión mediática ha influido en el juicio. Crespo, sin entrar a valorar si las condenas pretenden ser ejemplarizantes, avisó de que la misión de la Justicia no es esa, sino imponer las penas que corresponden por los delitos. "Para lo otro ya estuvo la toma de la Bastilla, los ahorcamientos y la guillotina", concluyó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad