Extracción de madera en un bosque de titularidad pública de Andalucía

Una década a la espera del consejo español del sector forestal

stop

La creación de una mesa de negociación entre administración y agentes del sector que sustituya al Consejo Nacional de Bosques entra en su última fase

en A Coruña, 24 de agosto de 2017 (18:06 CET)

Si Galicia ha tenido dificultades para activar una política forestal sostenible y coordinada, tampoco ha existido una estrategia conjunta a nivel de Estado sobre el aprovechamiento y explotación de la superfice de bosque. El futuro Consejo Nacional Forestal, una mesa de negociación de carácter consultivo entre los agentes de la cadena de valor y la Administración, está más cerca de constituirse después de que el proyecto de Real Decreto que aprueba su creación haya pasado la fase de consulta pública, pero por el medio ha pasado una década de vacío. El último organismo equivalente, el Consejo Nacional de Bosques, fue disuelto en 2007.

Elier Ojea, presidente de Confemadera y de la patronal gallega de aserraderos, Fearmaga, explica que el nuevo organismo tendrá como función trasladar la problemática del sector a la Administración para coordinar políticas que ayuden a los distintos agentes. Sin embargo, admite que España no es un país “forestalista”, ni ha conseguido modelos de desarrollo que si cuajaron en otros países como Francia, Finlandia, Suecia o Austria.

Las empresas forestales piden más coordinación en la plantación para mitigar la necesidad de importar madera foránea

Las dos demandas fundamentales al Gobierno, explica Ojea, tienen que ver con el aprovechamiento de la superficie forestal, que de hacerse de manera efectiva convertiría a España en una potencia europea en el sector. Hay 27 millones de hectáreas de bosque y terrenos forestales en el país. Por otro lado, piden una mayor coordinación en la producción, que permita complementar plantación en ciclos cortos con otras especies de ciclo largo que paliaran la necesidad constante de importar madera –cerezo, roble, castaño, haya-- por parte de las empresas.

En Confemadera y Fearmaga llevan tiempo haciendo pedagogía al respecto en Galicia, sin que se vean avances. Ojea considera que en los “últimos 20 años” no se ha mejorado nada y apunta que a nivel de silvicultura la situación puede estar incluso peor, debido al abandono del rural.

Desde Juntos por el bosque, una plataforma que integra a casi toda la cadena de valor del sector forestal en España, el portavoz Eduardo Rojas pide que no pase la legislatura sin que se constituya el Consejo Nacional Forestal “porque hay temas importantes encima de la mesa", aludiendo al cambio climático o la desertización del rural.

Las comunidades autónomas y el Ejecutivo central no son capaces de pactar un desarrollo forestal coordinado en basa a la Ley de Montes

A su juicio, hay un "atascado debate" entre las comunidades autónomas y el Estado para desarrollar el reglamento que establece la Ley de Montes de 2015. "Por eso pedimos su creación por la vía de urgencia, porque no se puede esperar más", concluye.

La plataforma Juntos por el bosque presentó el pasado invierno a los diferentes grupos parlamentarios cinco puntos de actuación "primordiales": constituir el Consejo Nacional Forestal; asegurar una "dotación idónea" ; la puesta en marcha efectiva del Plan de Activación Socioeconómica del Sector Forestal; una propuesta de medidas en IRPF, IBI, Impuesto de Sociedades, Impuesto sobre el Patrimonio e Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para la "dinamización de la gestión forestal sostenible".

La quinta y última propuesta era la de definir y consensuar con el sector y agentes interesados una agenda de trabajo de legislatura en asuntos forestales que incluya un programa de promoción de productos forestales y la recuperación del Plan de Restauración Hidrológico Forestal.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad