Instalaciones de Finsa en la localidad coruñesa de Padrón

Finsa aumenta un 9% las ventas mientras ejecuta inversiones millonarias

stop

El grupo maderero alcanza una cifra de negocio de 870 millones y destina 76 millones a inversiones, la mayor cuantía en al menos cinco años

en A Coruña, 29 de marzo de 2018 (05:00 CET)

Finsa, el primer grupo maderero gallego, cierra su último ejercicio con 878 millones en ventas, un incremento del 9% respecto al año 2016. Ayudó a la compañía la recuperación e incorporación de líneas de producción en varias fábricas que durante el curso anterior estuvieron en proceso de renovación, lo que limitó su tiempo de funcionamiento.

Pero es un dato importante en un mercado que está creciendo en los últimos años, empujado por la recuperación económica y del consumo, pero fuertemente competitivo en costes. Sonae Industria, el competidor luso que se vio afectado en dos fábricas por los graves incendios del centro de Portugal, caía un 2% en ventas en los nueve primeros meses de 2017.

Más inversiones

Finsa consigue crecer mientras mantiene la apuesta inversora que activó con un plan de cuatro años para destinar 100 millones a la renovación de sus centros productivos. Una parte de estos fondos se ejecutaron el año pasado, empujando la cifra de inversiones hasta los 76 millones. Es la mayor cuantía desde al menos 2013.  

Fue cuando la crisis económica comenzó a remitir, en 2015, cuando la madera recobró el pulso, con 186 millones movilizados desde entonces (53 millones en 2015 y 57 millones en 2016). En el último curso fueron la planta de Santiago y Luso Finsa, la fábrica portuguesa de Nelas, las más beneficiadas.

En estos dos complejos el grupo produce el superpán, un tablero compuesto de caras externas de fibra de madera e interior de partículas aglomeradas. Es una solución exclusiva de la compañía gallega que ha encontrado buena demanda en el mercado, facilitando la expansión del volumen de negocio.

El resto de plantas, en Santiago, Rábade (Fibranor), Ourense (Orember) y Padrón, también acometieron renovaciones.

Crea 200 nuevos empleos

Finsa acometió durante la recesión una racionalización de su estructura, que conllevó también una reducción de tamaño, dejando atrás plantas como la valenciana Faus o la vasca Inama.  A cierre de su último ejercicio cuenta con 3.251 trabajadores, sumando casi 200 puestos de trabajo en un año.

Además de la producción y venta de tablero, los intereses de la compañía llegan hasta el sector químico a través de Foresa –con plantas en Caldas de Reis, Portugal y Francia--, y al área de diseño y decoración a través de Decotec, que tiene su centro en Tordera (Barcelona).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad