Operarios de los servicios de extinción de incendios trabajan en la zona de Zamanes, Vigo / Salvador Sas (EFE)

Octubre será mes de alto riesgo de incendios

stop

La Xunta extiende el operativo por alto riesgo de incendios, 5.700 efectivos, desde julio a octubre, el mes de la trágica ola de fuegos el año pasado

Economía Digital Galicia

Operarios de los servicios de extinción de incendios trabajan en la zona de Zamanes, Vigo / Salvador Sas (EFE)

en A Coruña, 18 de abril de 2018 (15:46 CET)

La Xunta prevé mantener el periodo de alto riesgo de incendios --que va de julio a septiembre-- en el mes de octubre, lo que implicará que se mantenga el operativo de 5.700 efectivos, ampliable a 7.000 personas, durante 30 días más.

La medida contemplada en el Pladiga responde a la trágica ola de fuegos que se cobraron la vida de cuatro personas en octubre de 2017, coincidiendo con el repliegue de brigadistas.

Medios de extinción

El director xeral de Ordenación Forestal, Tomás Fernández Couto, explicó que habrá modificaciones "sensibles" en el operativo, con una reorganización a través de "mejoras" en su estructura y tiempos de trabajo, que se negociará con los sindicatos.

Se mantienen los efectivos en 5.700 en alto riesgo, con 30 medios aéreos --aquí se incluye un helicóptero con cámaras que transmite imágenes georreferenciadas y vídeo en tiempo real-- y 360 motobombas.

Convenio con los cazadores

Precisamente, en el Pladiga de este año figura la "posibilidad" de incremento de la duración de la prestación del servicio tanto del personal laboral fijo discontinuo como de las brigadas de empresas públicas (entre ellas Seaga). Un hecho que se corresponde con la ampliación del alto riesgo que prevé la Xunta prolongar a octubre, por lo que habrá un "refuerzo" del operativo en ese periodo.

Además, la Xunta espera cubrir "el cien por cien" de las vacantes una vez comience la campaña de alto riesgo, cuestión que "también intentarán atenderse" durante ese periodo.

La Consellería de Medio Rural firmará dos convenios con radioaficionados y la Federación Galega de Caza con el fin de colaborar en las tareas de información y vigilancia, pero no trabajarán en extinción.

Ayudas a los concellos

El Gobierno gallego responderá también a las críticas de los alcaldes por la falta de dotación para atender la limpieza de las franjas de seguridad alrededor de las viviendas. Medio Rural propondrá a la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) un acuerdo que, previsiblemente, incrementará los medios y ayudas para los municipios.

La limpieza de franjas de seguridad se priorizarán las parroquias con alta actividad incendiaria --que ascienden este año a 77 de las 73 de 2017--, así como aquellas estuvieron en situación 2 --con riesgo para personas y viviendas-- en últimos años o en las que hay fuertes vientos como ocurre las costas de A Coruña y Pontevedra.

34 videocámaras

Asimismo, se instalarán 34 cámaras de videovigilancia, repartidas en las cuatro provincias: Ourense (13), Lugo (8), A Coruña (7) y Pontevedra (6).

En total, serán 81 puntos de vigilancia para cubrir el territorio entre la suma de las 34 videocámaras que se instalarán más tres ya existentes, unido a las 44 torres operativas.

Obetivo: menos de 20.000 hectáreas quemadas

Todo ello, con el objetivo que se marca la Xunta de que este año no ardan más de 20.000 hectáreas en Galicia --en 2017 fueron 61.500 hectáreas en todo el año, casi 50.000 en solo un fin de semana--. Marca también como meta que haya menos de 600 incendios de más de una hectárea y que no se superen los 16 fuegos de situación 2.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad