A pesar de contar con más vigilancia, el fuego vuelve a aparecer con relativa frecuencia en determinadas parroquias gallegas

El mapa del fuego: casi cincuenta municipios gallegos arden todos los años

stop

Los fuegos de los últimos días afectaron a 17 municipios identificados por la Xunta por su alta actividad incendiaria

Pablo Barro

Economía Digital 

A pesar de contar con más vigilancia, el fuego vuelve a aparecer con relativa frecuencia en determinadas parroquias gallegas

A Coruña, 18 de octubre de 2017 (04:55 CET)

Arde sobre quemado en el monte gallego, y lo peor de todo es que se sabe donde es probable que vuelva a prender. El Plan de Prevención e Defensa Contra os Incendios Forestais de Galicia (Pladiga) de 2017 identifica 73 parroquias repartidas por 46 municipios en las que los incendios se reproducen año tras año, y esta semana sus nombres han vuelto a emerger en el listado de zonas afectadas por la devastadora ola incendiaria que asola Galicia.

La población gallega ya asocia concellos como los de Caldas, Cualedro, Melón, Maceda, Lobios o A Mezquita a los grandes incendios que verano tras verano azotan la comunidad. Y no solo en esas fechas, sino también fuera de temporada. Desde el pasado sábado, 17 de los 46 municipios que figuran en el Pladiga como zonas de alta actividad han sido una vez más pasto de las llamas.

La Xunta tiene identificadas las parroquias donde se registran más incendios y donde arde más superficie

Este mismo martes, la Organización Galega de Comunidades de Montes Veciñais en Man Común invitaba a la reflexión sobre lo acontecido estos días recordando que el incendio que empieza en Ponteareas y afecta a Borbén, Fornelos, Soutomaior, Ponte Caldelas y Cotobade, “tuvo precedentes en el mismo lugar de inicio, los más recientes en el año 2015”.

Este caso no es una salvedad. El que arranca en Gondomar y llega a Vigo y Nigrán también tuvo precedentes en el año 2016 y en el mes de mayo de 2017; el de Caldas de Reis, en agosto de 2016, y el de Melón en abril y de junio del presente año. “Es decir, los grandes fuegos que ahora llamaron la atención en forma de catástrofe con vidas humanas, tuvieron precedentes o intentos al menos en estos últimos años, pero no habían contado con la ventaja de las condiciones climatológicas”, apuntan desde la organización

Ourense, a la cabeza

El mapa de las parroquias con alta actividad incendiaria es un listado dinámico que se configura en función de la virulencia de los fuegos o de su reiteración en el territorio. La provincia de Ourense, con 47 parroquias en el listado, alberga el 64% del total. Le sigue Pontevedra, con 14; A Coruña, con 10, y Lugo, con 2 zonas identificadas.

Concellos como Ribeira, Cualedro, A Mezquita, Oímbra, Carballo u O Porriño, suman más de cincuenta incendios en los últimos cinco años. Otros como Manzaneda, Laza, Muiños, Arbo o Porto do Son están en el listado por superar las 1.000 hectáreas quemadas en la última década.

Pladiga PAAI

Mapa de las parroquias de alta actividad incendiaria | Pladiga 2017

En estas zonas, en las que la Xunta deniega cualquier autorización extraordinaria para la práctica del pastoreo en tierras quemadas, el Ejecutivo autonómico intensifica las labores de vigilancia y disuasión, además de llevar a cabo un seguimiento “exhaustivo” de cualquier actividad, hasta el punto de que controla cualquier ayuda pública que se conceda a estas parroquias.

 

Hemeroteca

#ArdeGalicia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad