Galicia tendrá, al fin, un nuevo inventario forestal 

stop

El Ministerio trabaja en la elaboración de un documento para la cornisa cantábrica que se centrará únicamente en las especies más extendidas para la producción de madera

Bosque de eucaliptos

en A Coruña, 03 de diciembre de 2015 (22:41 CET)

Desde el año 2009, fecha de la que data el último inventario forestal nacional, Galicia no tiene información sobre la situación real de sus montes, su evolución o su capacidad productora. Esto representa un problema para la planificación del sector forestal gallego que ahora el Ministerio de Agricultura quiere enmendar con la elaboración de un nuevo inventario para toda la cornisa cantábrica – Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco – que verá la luz en 2016.

El Ministerio quiere que las mediciones sean más ágiles y se realicen cada cinco años en lugar de los diez que transcurren en la actualidad. Así lo anunció la semana pasada en Santiago el jefe del área de Inventario y Estadísticas Forestales del departamento, Roberto Vallejo, en una jornada organizada por la Plataforma Tecnológica Forestal Gallega (Devesa) bajo el título O recurso madereiro nos montes de Galicia: situación e mercado.

En el transcurso del acto, Vallejo explicó que el nuevo inventario se centrará en las especies más extendidas para la producción de madera, como son el eucalipto, el pino radiata o el pino del país.

Sistema gallego

El profesor de de la Escuela de Enxeñería Forestal de Pontevedra, Juan Picos, que compartió ponencia con Vallejo, valoró esta medida, pero apuntó a la necesidad de ir más allá. En este sentido, planteó la creación de un sistema gallego que se encargue, en cooperación con el IGE, las universidades, los centros de investigación y el sector privado, de recopilar datos, de tal manera que se pueda contar con la información necesaria para diseñar las estrategias adecuadas.

Los 10 años entre mediciones son para Picos un período excesivo para Galicia, donde las especies de crecimiento rápido, la pequeña propiedad forestal, los aprovechamientos madereros y los incendios generan cambios "rápidos y profundos".

El cuarto inventario forestal nacional, el de 2009, constataba un envejecimiento del monte gallego y un empeoramiento de su estado de salud. La superficie forestal apenas había cambiado con respecto al registro anterior (1997) y se mantenía por encima de los 2 millones de hectáreas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad