Finsa busca aliados para producir en el exterior

stop

El secretario general de la primera maderera gallega, José Carballo, considera "insostenible" vender en 86 países y producir solamente en España y Portugal

Economía Digital

Finsa frena su crecimiento en ventas en un año de fuertes inversiones en las fábricas. En la imagen, José Carballo, secretario general de Finsa
Finsa frena su crecimiento en ventas en un año de fuertes inversiones en las fábricas. En la imagen, José Carballo, secretario general de Finsa

en A Coruña, 18 de julio de 2016 (14:28 CET)

Finsa quiere ser global y no le basta con vender sus productos en 86 países distintos. La primera maderera gallega destina la mitad de su producción a mercados foráneos, lejos de la Península Ibérica. Pero esa expansión, a juicio de la empresa, arrastra un importante déficit en la fabricación. "Probablemente no es sostenible producir en España y Portugal y vender fuera un porcentaje tan alto de nuestra actividad industrial", concluye José Carballo, secretario general de Finsa, que reparte sus plantas en la zona norte de Portugal y en Galicia, fundamentalmente.

En una entrevista para el Cluster da Madeira e do Deseño de Galicia, Carballo reconoce que están trabajando para corregir esta carencia. "Somos una empresa que vende globalmente y nuestro reto es encontrar fórmulas para producir globalmente", explica el directivo.

"Estamos empezando a dar soluciones a cómo en un producto que no es fácilmente transportable encontramos fórmulas para ser capaces de producir. Lo estamos consiguiendo por la vía de las alianzas. Este es nuestro trabajo presente para ser globales produciendo. Vendiendo ya lo somos", concluye Carballo.



Colaboración entre industria y administración

Más optimista que en otras intervenciones, el secretario general de Finsa ha reivindicado el papel del sector forestal en Galicia que, pese a "hacer poco ruido", tiene un papel económico y social fundamental. "La cadena de la madera tiene dos tramos de excelencia, las industrias de la primera transformación, como viveros, rematantes, servicios forestales... hay un tejido muy interesante, mecanizado y muy profesional. Y la parte final. Por primera vez, Galicia es excelente en la parte final, donde nunca destacó", considera el directivo.

"La parte débil es la parte forestal", por lo que insta a los actores a colaborar. "Es imposible conseguir una Galicia forestal sin la participación de la industria y la adminsitración pública. Y para la participación de la Administración el clúster me parece la piedra angular", dice Carballo.

"Las pymes están sobrevaloradas"

Los retos a abordar tienen dos puntos urgentes para Finsa. "Necesitamos empresas más grandes, con más tamaño. Solo así es posible economías de escala y políticas de I D. Todas las empresas fuimos pequeñas en algún momento, pero el concepto pyme está sobrevalorado. Necesitamos mayor tamaño para conseguir ratios de productividad equiparables a Europa, es un mal endémico en Galicia", anticipa Carballo, que considera imprescindible profundizar en la innovación y la digitalización.

"La empresa que no lo consiga morirá. No es una opción. Debe hacerse. Cada sector y cada empresa tiene que identificar qué es para ella este mantra de 4.0. y hacerlo. La que no haga el esfuerzo de indentificarlo y aplicarlo no tiene futuro", concluye.

La unión del sector

¿Podrá el sector asumir estos retos y coordinar una política de desarrollo con la administración? El objetivo fundamental es mejorar la parte forestal. El debate lleva años sobre la mesa sin llegar a ningún lado, pero Carballo es ahora más optimista. "Tradicionalmente hemos estado muy desunidos y nos vendemos fatal. La sociedad y la Administración no es consciente de la trascendencia de este sector en lo económico, el desarrollo rural, la fijación de población en el interior, el medio ambiental y el del empleo" señala.

[Lea Finsa se sincera: en el sector forestal "damos pena"]

Sin embargo cree que "empieza un futuro muy esperanzador". Se refiere al punto de encuentro que ha supuesto el clúster de la madera y al papel que puede desarrollar como mediador entre empresas y Administración para canalizar una actuación coordinada.

"La Administración se mueve por el naval, el automóvil, incluso, por la leche. Nosotros hemos sido un sector atomizado, dividido, de micro empresas que no hemos sabido trabajar en equipo y así nos va. Hoy empieza un futuro muy esperanzador", zanja en la entrevista.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad