Finsa y Ence están detrás de grandes masas forestales en las que los incendios brillan por su ausencia

El mapa de los municipios que (casi) nunca arden

stop

Gigantes de la madera como Finsa y Ence lo demuestran por concellos: el monte rentable no arde

A Coruña, 17 de octubre de 2017 (04:55 CET)

As Pontes, As Somozas, Vilalba, Burela, San Sadurniño, Cervo, Ortigueira, Viveiro, Alfoz, Sobrado, Frades... Una nómina de municipios gallegos en los que el monte es sustento de economías locales está blindada ante los incendios forestales. Es la otra cara del fuego que asola Galicia. El cinturón se extiende por todo el norte de la provincia de A Coruña, desde el Eume, hasta el extremo más oriental de la costa lucense.

¿Qué tienen en común esos montes? Son propiedad directamente de grandes grupos empresariales o están gestionados por empresarios que tienen a esas mismas corporaciones industriales como principal cliente. Son los montes más rentables de Galicia, y son gestionados bajo esta estrategia. Casi nunca arden.

Este fin de semana, mientras ardía el sur de Galicia, el norte de la provincia de A Coruña y toda A Mariña lucense, que se encontraban con temperaturas superiores a los 30 grados también, y una humedad relativa muy baja, no registraron ningún foco incendiario. Economía Digital lo pudo constatar, en un recorrido desde O Vicedo, Mañón y Ortigueira hasta Cabanas, pasando por As Pontes y A Capela la misma tarde del pasado "domingo negro". Ni un foco. Solo un cielo plomizo bajo un intenso calor.

Las fincas de Finsa

Finsa, el líder maderero español con sede en Santiago, y que siempre ha sido muy crítico con la desunión del monte gallego, cuenta con una unidad de gestión forestal repartida entre las provincias de A Coruña, Lugo y Pontevedra. Las fincas, de propiedad privada, integran uno de los activos de Finsa. En total, se trata de casi mil hectáreas de superficie, de las que la práctica totalidad (algo más de 817 hectáreas) están dedicadas a la explotación de masa forestal.

El grupo compostelano detalla en su plan de gestión de unidades forestales lo que denomina como "Fincas Finsa". Esas explotaciones se reparten por municipios muy concretos. En la provincia de A Coruña se incluyen los concellos de As Pontes, As Somozas, Frades, Vilasantar, Sobrado, Ames, Brión y Negreira. En Pontevedra, solo cuentan con explotaciones directas en un municipio: Dozón. Y en Lugo, cuatro explotaciones repartidas por Vilalba.

Las compras de Ence

En el caso de Ence, basta con repasar por municipios las compras de madera que realizó en un período de cuatro años, disponible en su último informe económico forestal, para caer en la cuenta de que gran parte de los concellos "proveedores" de la pastera con base en Lourizán están a salvo del fuego.

Si se atiende al volumen en euros de las compras de Ence que se sitúan por encima de los diez millones en un período de cuatro años (ejercicios completos de 2011 a 2014), la lista vuelve a sorprender. Destacan, entre otros, los concellos de  Alfoz (12,5 millones en compras), Burela (22,6 millones), Cedeira (41,5 millones), Oroso (11,2), Ortigueira (11,1), San Sadurniño (20,6), Trabada (23,5) y Viveiro (10,1). A no mucha distancia en cuanto a volumen de compras de la multinacional se encuentran Cervo, Irixoa, Lourenzá, Ourol, Oza dos Ríos y Ribadeo, entre otros. Es un mapa ajeno, prácticamente, y año tras año, al fuego.

Ourense, gran olvidada

Por provincias, las compras de madera de Ence en tres años (2012, 2013 y 2014) suman en Lugo y A Coruña un total de 57,7 millones de euros, muy por encima de las realizadas en Pontevedra, que alcanzan los 21,5 millones, con el factor añadido de que en esa provincia está la base de la compañía. El dato de Ourense es paradigmático: en tres años, Ence solo compró madera a explotaciones de esa provincia por valor de 75.000 euros, según la memoria económica y forestal del grupo, realizada por la Universidade de Vigo para la Cátedra Ence.

Otro dato invita a la reflexión y demuestra que la conservación del monte va por barrios. Son las acciones de selvicultura preventiva que la multinacional lleva a cabo, que requiere de inversiones en actividades de desbroce, limpieza de terrenos, limpieza de pistas y cortafuegos, y la trituración de los residuos generados. Durante el período analizado, 2011-2014, se realizaron inversiones de esta naturaleza en 64 municipios de Galicia, lo que supone actuaciones en el 20,3% de la geografía gallega. Por concellos, se actuó en 31 municipios de A Coruña, 9 de Lugo, 3 de Ourense y 21 de Pontevedra. El mapa de la Galicia sin fuego prácticamente se repite.

Hemeroteca

#ArdeGalicia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad