Trabajos de limpieza tras el incendio de Pedrógrao en Portugal

Así gestionará Portugal el monte arrasado por los incendios

stop

El Gobierno luso destina 5 millones a una sociedad de gestión forestal que pretende concentrar propiedad y estimular la inversión privada en el monte

en A Coruña, 30 de noviembre de 2017 (17:26 CET)

Con el arranque del nuevo año comenzará a funcionar en Portugal la primera sociedad de gestión forestal, una empresa pública cuya creación estaba definida desde el verano y que supondrá la primera herramienta que el Ejecutivo pone en marcha para la ordenación forestal después de que los incendios matasen a más de cien personas a lo largo del año.

Portugal lidia con problemas similares a los de Galicia en una de las zonas más castigadas por el fuego, Pedrógão, el lugar donde se pone en marcha la Entidade de Gestão Florestal (EGF). Allí existe una enorme atomización de la propiedad, con una media próxima a las 5 hectáreas cada dueño, lo que dificulta la puesta en marcha de una gestión unitaria de las parcelas.

El objetivo de la empresa pública, a la que el Ejecutivo dota con un presupuesto de 5 millones de euros, es animar a los propietarios a la venta o arrendamiento con la idea de constituir zonas de gestión de al menos 100 hectáreas. A cambio, los dueños percibirán una renta anual. Los rendimientos derivados de las EGF tendrán además importantes ventajas fiscales. La necesidad de reforestar el monte quemado, entiende el Gobierno, facilitará que los ciudadanos accedan al alquiler o venta de sus terrenos.

La otra vocación de la empresa pública, que tendrá acceso privilegiado a fondos europeos (PDR), es estimular la inversión privada en el monte, abriendo la puerta a la creación de sociedades similares en otras zonas de Portugal.

Esta herramienta de gestión, que puede tener una analogía con las Sofor gallegas, es un primer paso en la reforma forestal que pretende llevar a cabo el Ejecutivo portugués, proceso en el que se implicó activamente el presidente de la República, Rebelo de Sousa, tras la tragedia vivida durante los incendios. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad