Árboles plantados por Endesa en los terrenos de la explotación minera de As Pontes con la central térmica al fondo | Archivo

Alcoa, Gas Natural y Endesa lavan su imagen en los montes gallegos

stop

Grandes empresas plantan bosques autóctonos en Galicia como parte de su acción social para compensar los efectos de su actividad

Pablo Barro

Economía Digital 

Árboles plantados por Endesa en los terrenos de la explotación minera de As Pontes con la central térmica al fondo | Archivo

A Coruña, 22 de octubre de 2017 (04:55 CET)

A pesar de que el fuego arrasa cada año con miles de hectáreas de monte arbolado en Galicia, la superficie forestal apenas se resiente, en parte por la acción de las administraciones, pero también de las empresas, que juegan un papel determinante en los procesos de recuperación tras los incendios. No obstante, hay compañías como Alcoa, Gas Natural Fenosa o Endesa que recurren a las plantaciones de ejemplares autóctonos y a la creación de bosques como parte de su acción social. Una cara amable con la que tratan de compensar los efectos de su actividad en Galicia.

Alcoa, es una de las más activas. Cada año, voluntarios de sus fábricas de San Cibrao y A Coruña plantan centenares de árboles con la ayuda de alguna asociación. La semana pasada, sin ir más lejos, la multinacional americana plantó 200 árboles junto a la N-VI a su paso por la localidad coruñesa de Cambre. El año pasado, sus acciones supusieron la plantación de 6.000 nuevos árboles.

En el caso de las eléctricas, tanto Endesa como Gas Natural Fenosa, incluyen la rehabilitación de los ecosistemas de las antiguas minas de lignito como uno de sus grandes logros medioambientales. Ahora, los enormes socavones de las explotaciones los ocultan las aguas de dos grandes lagos. Alrededor de estos, las escombreras albergan ahora nueva vida, tanto vegetal como animal. Pero estos ecosistemas de momento no tienen la capacidad para compensar las emisiones de dos de las industrias más contaminantes de España.

Gigantes nacionales

Al margen de estas empresas, hay otras de ámbito nacional que también se fijan en Galicia para desarrollar su obra social en materia medioambiental. Es el caso de Correos o Red Eléctrica de España (REE). La primera, a través de su 'Linea verde', destina una pequeña cantidad de cada embalaje a la reforestación. La asociación ecologista WWF canaliza estas aportaciones. Galicia fue una de las comunidades elegidas y, concretamente, una de las zonas más afectadas por el fuego estos días, la parroquia de Chandebrito, donde perdieron la vida dos personas.

El bosque promovido por Correos en Nigrán contuvo el avance de las llamas hacia las viviendas

En 2010, en colaboración con la Mancomunidad de Montes de Val Miñor y, por otra parte, con la Diputación de Lugo, ambas instituciones pusieron en marcha un proyecto para recuperar bosques gallegos, restaurando más de 12 hectáreas en Pontevedra –en los municipios de Santa Cristina de Ramallosa (Baiona), Borreiros (Gondomar) y Chandebrito (Nigrán)– y otras 4 en la provincia de Lugo con abedules, carballos, castaños, sauces, avellanos, o laureles, entre otras especies autóctonas.

En lo que respecta a REE, en virtud de un convenio suscrito con la Xunta en 2016, el gestor se comprometió a restaurar una superficie de 40,9 hectáreas de monte público en la zona de Tremouzo, el concello de Outes, con especies arbóreas frondosas propias de la zona. Con la administración autonómica también firmó un convenio Begano, la embotelladora gallega de Coca-Cola, para la plantación de castaños, cerezos, acebos, avellanos y otras especies autóctonas en un tramo del Camino Inglés a su paso por Bergondo.

Con el negocio detrás

No muy lejos de allí, en MabegondoEstrella Galicia inició una plantación muy especial. La firma cervecera apostó hace unos años por recuperar la producción de lúpulo, muy extendida hace unas décadas, y que poco a poco va sumando nuevos actores. Con este cultivo elaboran alguna de sus ediciones especiales, pero su intención es que cada vez cobre más protagonismo.

Pero quizá la empresa más representativa en lo que a recuperación del monte y aprovechamiento del mismo se refiere sea la ourensana Coren. El respeto al medio ambiente es uno de los pilares de la mayor cooperativa de España. Su proyecto para recuperar los soutos de castaños le ha servido para proveer a sus cerdos de las castañas con las que se alimentan y que dan lugar a su gama Selecta.

Coren apostó por el castaño para repoblar el monte gallego y, al mismo tiempo, aprovechar su fruto

Además de las 100 hectáreas de castaños repobladas, Coren dispone de más de 4.000 hectáreas de monte regeneradas en pastizal, donde se cría vacuno de raza autóctona. Asimismo, trabaja en otro proyecto para promover la plantación de cereales en montes comunales.

Todas estas iniciativas sirven para que Galicia recupere parte del patrimonio natural que pierde con cada fuego, y para demostrar que detrás de un incendiario, además de la ley, siempre va a haber gente y empresas dispuestas a devolver a la naturaleza parte de lo que nosotros le hemos tomado prestado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad