'El Chicle' es trasladado por los agentes de la Guardia Civil / E.P.

Narcotráfico y secuestro, así operaba el clan de ‘Os Fanchos’

stop

El núcleo duro de la banda fue detenido por tráfico de drogas en 2007; tres integrantes del clan están condenados por el secuestro y tortura de un exedil del PP

en A Coruña, 09 de enero de 2018 (14:48 CET)

Con centro de operaciones en la comarca de O Barbanza, el clan de Os Fanchos no fue tan popular como otras familias de narcos gallegos, pero lo cierto es que llegaron a mover una importante cantidad de estupefacientes, fundamentalmente cocaína. Radicados en A Pobra, el lugar donde fue vista por última vez Diana Quer, el núcleo duro del clan fue detenido en 2007 en la denominada Operación Colmena, que desembocó en la detención de 22 personas y la desarticulación de una red que movía cerca de tres millones al año a través del tráfico de drogas.

Rafael Rivas Souto y Rafael Rivas Gey, dos de los cabecillas, resultaron arrestados en esta operación. Ellos y otros integrantes de la banda de narcotraficantes, como Óscar Simil Rivas, ya arrastraban condenas por tráfico de estupefacientes en la comarca de O Barbanza. Aún así, operaciones posteriores contra el tráfico de drogas siguen salpicando a miembros del clan, como la realizada en Vilagarcía y A Pobra el año pasado con la detención de seis personas.

Ajuste de cuentas en A Pobra

La causa más sonada del clan fue el secuestro exprés y tortura a un empresario, el exconcejal del PP en A Illa de Arousa, Román Santiago Allo, quien fallecería en accidente de tráfico en 2007, cinco años antes de que el juicio por su rapto quedase visto para sentencia.

Rafael Rivas Gey, su hermano Antonio Manuel, y Manuel Oubiña Otero pactaron con la Fiscalía para rebajar la condena por secuestro, lesiones y trato degradante. En el proceso judicial se evidenció que los acusados asaltaron a punta de pistola al empresario cuando iba en su coche y lo llevaron al alto de A Curota, en A Pobra do Caramiñal.

Allí golpearon al exconcejal y le aplicaron descargas eléctricas. El ensañamiento tenía como objetivo que Román Santiago Allo saldase una deuda de 500.000 euros por un transporte de droga fallido.

24 horas de tortura

El hermano del empresario, Bruno, accedió a reunirse con los secuestradores tras recibir la llamada de Román. Según informó El Pais, fue también golpeado, antes de lograr reunir unos 12.000 euros con los que los miembros de Os Fanchos se dieron por satisfechos.

Todo sucedió entre la madrugada de un viernes y la madrugada del domingo, en septiembre de 2006.

Ahora, la llegada de El Chicle a la prisión de Teixeiro ha despertado la memoria del clan, hasta el punto de que Instituciones Penitenciarias teme por la seguridad del autor confeso de la muerte de Diana Quer ante un posible ajuste de cuentas. El Chicle habría delatado a parte del clan que lidera su tío. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad