Montoro se atrinchera ante la crisis en la Agencia Tributaria

stop

El ministro de Hacienda se retracta y asegura que jamás ha dado una orden política en el organismo

Cristóbal Montoro, este lunes./EFE/Fernando Alvarado

08 de diciembre de 2013 (14:13 CET)

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se atrinchera ante la crisis que tambalea los cimientos de la Agencia Tributaria desde hace semanas. Este domingo, ha asegurado que se tomará "como una ofensa personal cualquier insinuación" de que el Gobierno utiliza ese organismo como una arma política.

El ministro no quiere ni oír hablar de la caza de brujas de la que le acusa el principal partido de la oposición, el PSOE. Y todo ello, a pesar de que el viernes pasado, durante la recepción en el Congreso como motivo del Día de la Constitución, Montoro achacó los relevos en la Agencia Tributaria a que muchos eran afines a los socialistas.

Confianza en los profesionales


Ahora, el ministro está dispuesto a rebatir cualquier insinuación de injerencia en el organismo público.

"Desafío a que alguien demuestre que yo he dictado una orden política alguna a la Agencia...Confío en sus profesionales a pie juntillas, han demostrado en la inmensa mayoría profesionalidad y calidad", informa El Mundo.

Comparecerá en el Congreso

El viernes, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que las continuas destituciones en el organismo respondían a órdenes políticas. Una insinuación reafirmada el sábado por el secretario de Formación del partido, Rafael Simancas, quien denunció que el Gobierno busca “deshacerse de testigos incómodos”.

Por todo, los socialistas han pedido al ministro de Hacienda que dé explicaciones públicamente y que comparezca el próximo miércoles en el congreso. Será allí donde el titular de Hacienda explicará los motivos de los más de 300 ceses que se han producido en la Agencia Tributaria e intentará arrojar luz a un escándalo que se le atraganta cada vez más al Gobierno.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad