Monti se enfrenta a su primera huelga general

stop

Los sindicatos italianos convocan un paro de dos horas de todo el país el próximo lunes para contestar al plan de recortes del Gobierno

Redacción

Mario Monti (centro) junto a la ministra de Trabajo, Elsa Fornero, y el subsecretario de la Presidencia del Gobierno, Antonio Catricala
Mario Monti (centro) junto a la ministra de Trabajo, Elsa Fornero, y el subsecretario de la Presidencia del Gobierno, Antonio Catricala

05 de diciembre de 2011 (17:11 CET)

Casi un mes después de llegar a la presidencia de Italia, Mario Monti se enfrenta a su primera huelga general. Los sindicatos Unión General de Trabajadores (UGL), Unión Italiana de Trabajadores (UIL) y la Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores (CISL) han convocado a todos los trabajadores del país a un paro de dos horas el próximo lunes, 12 de diciembre. De esta forma, rehúsan los recortes que el tecnócrata anunció el domingo.

El secretario general del CISL, Raffaelle Bonanni, ha explicado que el nuevo paquete de medidas de Monti grava "sobre todo a los trabajadores que han nacido en los años cincuenta", después de que el Gobierno haya aumentado la edad de jubilación a los 66 años. El líder sindical ha subrayado que "no hay ninguna huella" en el plan económico que "haga pensar que más allá del rigor está también la equidad", como ha proclamado Monti desde que llegó al Ejecutivo.

El líder de UIL, Luigi Angeletti, ha ido un paso más allá que Bonanni y ha afirmado sin tapujos que el Ejecutivo ha trazado una hoja de ruta "a favor de bancos y empresas".

Más impuestos para todos

Los sindicalistas destacan que "es un error eludir la relación con las fuerzas sociales", en palabras de Bonanni, y ha anunciado que pedirán a los parlamentarios que haya "algo de debate" porque "sin tratos no puede haber equidad".

Con respecto a los nuevos impuestos introducidos en el plan, como la tasa a la primera vivienda, han pedido que también se abra "un debate" para reclamar que "más allá de los trabajadores y jubilados haya también otros que paguen los impuestos".

Asimismo, ha recordado a Monti y a la ministra de Trabajo, Elsa Fornero, que los sindicatos "no están para despedir a la gente" sino que "tienen un papel particular como fuerza social para defender a los trabajadores". "El Parlamento debe garantizar un debate equilibrado".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad