Merkel recibe 2013 con una dosis de pesimismo

stop

MENSAJE

La canciller alemana, Angela Merkel

31 de diciembre de 2013 (12:58 CET)

La clase política despide el 2012 con balances de las medidas adoptadas y, sobre todo, de los resultados obtenidos. Y al igual que el discurso pesimista de Mariano Rajoy el pasado 28 de diciembre, la canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado que “la crisis está lejos de llegar a su fin”. En su discurso de Año Nuevo, que se emitirá este lunes, pide a los alemanes “paciencia” para afrontar una crisis que sigue sin ver la luz al final del túnel.

"Sé que hay mucha gente que, naturalmente, está preocupada por el nuevo año y el contexto económico, de hecho, no será más fácil, sino bastante más complejo. Pero eso no debe abatirnos, sino animarnos", puntualiza la canciller.

Mensajes contradictorios

Su mensaje está dirigido al conjunto de la ciudadanía alemana, pero también es un toque de atención para el conjunto de la eurozona. La misma que en la última semana ha escuchado dos mensajes contradictorios. El pasado viernes, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, aseguraba en una entrevista que los peor de la crisis en la zona euro había pasado. Hoy, los europeos despedirán el año con el agrio mensaje de Merkel.

Eso sí, en época de Navidad, Merkel ha querido incluir palabras de esperanza para suavizar su mensaje asegurando que las reformas promulgadas por los gobiernos nacionales “comienzan a tener impacto”.

Lecciones pendientes

Pero sus palabras para despedir el 2012 también están cargadas de advertencias. A su juicio, "el mundo no ha aprendido suficientemente las lecciones de la devastadora crisis financiera de 2008", lo que conlleva que el Estado ejerza de "guardián del orden".

Con estas palabras, Merkel despide un año en el que la moneda única se ha visto entre las cuerdas. Un año en el que el fantasma de la salida del euro ha planeado sobre las economías de países como Grecia, Portugal, e incluso España. Y en el que la palabra rescate ha centrado cada una de las reuniones del Eurogrupo.

La canciller alemana afronta el nuevo año cargada de realismo, y sobre todo, de argumentos con los que defender una gestión que ha traspasado fronteras. Además, la presidenta de Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU, por sus siglas en alemán) se prepara para un año de elecciones con los sondeos a su favor y la autoridad necesaria en el exterior.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad