Merkel impone a Sarkozy su modelo europeo

stop

CUMBRE EN PARÍS

La cancillera Angela Merkel con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro italiano Mario Monti

05 de diciembre de 2011 (16:23 CET)

El próximo miércoles el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, enviarán sus propuestas al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para lograr que reciban el respaldo del resto de líderes europeos en la cumbre de este viernes, 9 de diciembre.

En la reunión que han mantenido este lunes en París, sin embargo, la canciller ha parecido imponerse en todos sus criterios frente a un presidente francés que ha aceptado como propios los postulados germanos.

Entre estas ideas, 'Merkozy' ha acordado reformar los tratados de la Unión Europea (UE) para incluir sanciones automáticas contra los países que superen los límites de déficit y deuda previstos en el pacto de estabilidad como receta para restablecer la confianza y poner fin a la crisis de deuda.

Los dirigentes de los dos principales países del euro han dicho que prefieren que la reforma se haga incluyendo a los 27 estados miembros, pero han dejado claro que si algún país plantea problemas, los 17 países de la eurozona avanzarán en solitario, aunque dejando la puerta abierta para que se sumen en el futuro los países descolgados.

Límite constitucional

Francia y Alemania han reiterado que todos los socios de la eurozona deberán incluir una "regla de oro" en sus respectivas constituciones para garantizar el equilibrio presupuestario, como ya ha hecho España. La reforma de los tratados dará competencias al Tribunal de Justicia de Luxemburgo para revisar si estas reformas son suficientemente estrictas.

El presidente francés y la canciller alemana han reclamado además que se adelante a 2012, en lugar de 2013 como estaba inicialmente previsto, la entrada en funcionamiento del fondo de rescate permanente para países endeudados, que tendrá más flexibilidad para actuar porque no funciona únicamente con garantías, sino también con capital desembolsado.

Grecia es única

Sarkozy y Merkel han resaltado además que el caso de Grecia es "particular" y único" y que en el futuro sólo se pedirá a la banca que asuma pérdidas sobre los bonos de la eurozona en casos excepcionales.

"No podemos comparar una gran economía como la economía italiana o la economía española, con lo que ha pasado en Grecia. Lo que queremos es decir a los ahorradores del mundo entero que en Europa la regla es que se reduce el déficit, se vuelve al crecimiento y se reembolsan las deudas", ha insistido Sarkozy.

En cuanto al papel del Banco Central Europeo, el presidente francés ha reiterado que los líderes europeos respetan su independencia y que no le darán instrucciones en ningún sentido.

No al eurobono

Sarkozy ha cedido ante Merkel y ha sumado su rechazo a la emisión de eurobonos como receta para combatir la crisis. "Los eurobonos no son en ningún caso una solución a la crisis", ha dicho, pese a que en ocasiones se había mostrado partidario de implantarlo.

Merkel y Sarkozy han acordado además que los líderes de la eurozona se reúnan una vez al mes hasta que se resuelva la crisis de deuda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad