Méndez Romeu: "Feijóo quiso ser el campeón del déficit para irse a Madrid, pero Galicia no ganó nada"

stop

El candidato a las primarias del PSdeG advierte a En Marea que no permitirá que la Xunta "caiga en manos de alguien que no esté capacitado"

José Luis Méndez Romeu / EFE

en A Coruña, 23 de mayo de 2016 (04:43 CET)

La última semana ha sido un maratón. Intevención en Vimianzo, reunión con militantes de Ortigueira, encuentro con militantes en Betanzos, rueda de prensa, reunión de trabajo... Así pasa los días José Luis Méndez Romeu (A Coruña, 1951) en su carrera por ser el candidato del PSdeG a la Xunta de Galicia.

Quienes lo miran con malos ojos dicen de él que no puede renovar el partido o que forma parte del sector más españolista del PSdeG. En la campaña a las primarias, desde luego, está siendo el más duro con las mareas. "Sus ejecutivos, no ejecutan. Es muy simple", sentencia el portavoz socialista en el Parlamento.

Guerra total a las mareas

"Los ciudadanos están desagradablemente impresionados, sobre todo en A Coruña y Santiago, y horrorizados con la posición de Podemos, que negó la posibilidad de que hubiera un gobierno socialista y permitió la continuidad de Rajoy", sentencia en conversación con Economía Digital.

Sabe Méndez Romeu que el rival del PSdeG es Feijóo, pero quien le quita votos juega en el lado izquierdo del tablero. Las refriegas van más allá de la batalla electoral y la retórica partidista.

"Entiendo que debemos tener un gobierno serio y reformista, en ningún caso vamos a permitir que caiga en manos de alguien que no está capacitado", responde cuando se le plantea que En Marea puede sacar más votos que los socialistas y tener la posibilidad de gobiernar con su apoyo, escenario que dice no contemplar.

La política "suicida" del déficit

El candidato en las primarias también golpea a la piedra angular de la política de Feijóo. Porque, ¿de qué sirve sobrecumplir el déficit en los años duros de la crisis si ni las comunidades del PP lo cumplen y Galicia no está mejor financiada?

"Feijóo quería ser el campeón del déficit para irse a Madrid, pero Galicia no ganó nada. Fue un gesto gratuito que nos perjudicó más que a otras comunidades, porque partíamos de un crecimiento menor y de un paro cronificado. Es una política suicida", sentencia.

Méndez Romeu pone como ejemplo al País Vasco, otra de los territorios cumplidores. "¿Qué gana Galicia yendo al ritmo de una comunidad sobrefinanciada como el País Vasco, mientras otros territorios reciben financiación y mayor flexibilidad?", se pregunta.

Industria y paro, dos caras de la misma moneda

Al socialista lo que más le preocupa es el paro. "Se está cronificando y está produciendo la emigración del corte de población más cualificada, las personas jóvenes preparadas que se van". "Tenemos una situación de empobrecimiento general del país, la ruina de las clases medias", insiste.

Pero conectado con este problema, a Méndez Romeu le falta industria en Galicia, uno de las razones que explican a su juicio el menor crecimiento y el paro crónico.

"El día que entró Feijóo había 200.000 empleos en el sector industrial. Hoy quedan 150.000. La cuarta parte se destruyó. Nunca existió una estrategia industrial y en estos años hay muy pocos ejemplos de éxito. A pesar de que hay suelo industrial, Galicia no es atractiva para los inversores. Captamos un 0,3% de la inversión extranjera en España cuando somos el 5% del PIB", expone.

Lo normal es revisar la concesión de la Fábrica de Armas

Uno de los proyectos fallidos sería, por ejemplo, la Fábrica de Armas de A Coruña. En su momento, el portavoz socialista ya denunció que se estaba preparando un "pelotazo" inmobiliario en los terrenos, "muy codiciados por su posición".

"Es un proyecto impulsado por el Gobierno del PP en A Coruña con la complicidad de la Xunta y del Gobierno. La realidad es que no se produce nada, que la empresa no cumple las condiciones del concurso, no paga a los trabajadores, tiene deudas tributarias, fraude laboral... y todos miramos para otro lado".

Méndez Romeu deja clara su postura. "Cuando la empresa no cumple las condiciones que fijó el Ministerio de Defensa, lo normal es que se revise la concesión", zanja, bajo la premisa de que "esos terrenos tienen que ser para uso industrial, pero para un desarrollo industrial viable".

Soluciones para el sector lácteo

También tiene propuestas para el sector lácteo donde detecta problemas clásicos en suelo gallego. Somos grandes productores, pero no transformamos, y sin una industria que genere valor añadido, los ganaderos están a merced de la distribución.

Tras el batacazo de Alimentos Lácteos, "una operación que costó a la Xunta siete millones en ayudas por poner al frente a personas no cualificadas", y tras el fin de las cuotas, Méndez Romeu propone intervenir sobre los costes de producción.

"Nosotros dejamos cuando salimos de la Xunta un menacismo nuevo como el banco de tierras, que permitía a los ganaderos ahorrar costes en alimentación. El PP lo vetó, los deshizo y, finalmente, le dio otro uso. Hoy la tierra está inmovilizada. Tampoco se actuó sobre la energía cuando pedimos que se facilitara el autoconsumo en las explotaciones, pero el PP tumbó esta posibilidad con la reforma eléctrica", explica.

Ciudadanos, un partido "intervenido desde Madrid"

Méndez Romeu está en contra de la prórroga de Ence en Lourizán, que califica de "barbaridad". "No hay razones en la agenda de inversiones de la empresa que justifiquen una prórroga tan dilatada. Aquí se estuvo mareando la perdiz cuando era una operación acordada desde el momento en el que se aprobó la nueva Ley de Costas", zanja.

Y ni siquiera le interesa entrar a analizar si la crisis de Ciudadanos es buena o es mala para el PSdeG, toda vez que el partido de Albert Rivera podría restar votos al PP. "No va a tener representación en Galicia. No parece que tenga estructura y es un partido intervenido desde Madrid".

Lo que le preocupa en estos momentos es presentar un proyecto concebido para las elecciones autonómicas. "Estoy haciendo una propuesta de unidad para ganar las elecciones, pensando en otoño, porque sería imposible ganar el gobierno si vamos tan desunidos como en las últimas elecciones", concluye.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad