La cancillera Angela Merkel y Mariano Rajoy. EFE

Memorias de Rajoy: “Presidente, en Alemania no entienden la retranca”

El expresidente del Gobierno se rinde en su libro a Angela Merkel; elogia a Fernández Albor y a Fraga; y pasa de puntillas por la figura de Feijóo

“Presidente, en el norte de Europa no entienden la ironía gallega”. Un colaborador de Mariano Rajoy salía al paso del malentendido entre el expresidente del Gobierno y Angela Merkel, que en una de las numerosas conversaciones que mantuvieron le preguntó si iba a apoyar a un candidato socialista a la presidencia del Parlamento Europeo, como se había publicado. “Me sorprendió la pregunta porque jamás había entrado en mis planes, así que tiré de sorna y le respondí que sí, que pensaba apoyarle por una razón inapelable: ¡me lo había pedido Rubalcaba!”. Fue entonces cuando el colaborador salió al paso del rostro de estupor de la entonces canciller alemana.

Son algunos de los recuerdos que recoge el libro Una España Mejor (Plaza & Janés, 2019), donde Rajoy rompe en elogios hacia Merkel, a quien define como una política “irrepetible”, que encarna los valores del “trabajo, la honradez, la solidez, la fiabilidad y la eficacia”. “Creo que pasarán muchos años hasta que veamos surgir otra figura con un liderazgo tan sólido y a la vez tan tranquilo y reflexivo”, dice el expresidente en su libro, relatando incluso una visita de la dirigente alemana a Galicia en la que le enseñó Santiago de Compostela.  

Elogios para Fernández Albor y Fraga

Rajoy también tiene en la memoria a Gerardo Fernández Albor, el primer presidente de la Xunta, fallecido el año pasado. “Era un galleguista convencido, un hombre que trabajó por la concordia y el consenso y que desempeñó un papel decisivo en los primeros tiempos de la autonomía de Galicia”, asegura.

El expresidente califica a Manuel Fraga como “un personaje imprescindible” para España que hizo que Galicia “viviera una de las mejores etapas de su historia”.  Al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, dedica menos palabras Rajoy, pues apenas lo menciona para señalar sus victorias electorales como una nota de contexto.

La “arrogancia” de Génova

En su etapa en Galicia, donde fue presidente de la Deputación de Pontevedra entre 1983 y 1986, Rajoy asegura que conoció a políticos “de un gran nivel”, como el exministro de Sanidad y ex vicepresidente de la Xunta, Romay Beccaría. Al de Betanzos lo define como un ministro “brillante” y una persona “elegante y de vasta cultura”.

Es entonces cuando relata la mala experiencia que resultó conformar las listas de Coalición Popular, la marca que reunía a partidos estatales y regionales de centro derecha para concurrir a las elecciones generales, autonómicas y municipales entre 1983 y 1987. Asegura que, desde Génova, trataron con “arrogancia” a los dirigentes territoriales. “Se nos impusieron unos candidatos que nada tenían que ver con nosotros (…) Aprendí que un partido político que se precie no debe desdeñar la opinión de los líderes territoriales”.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad