Vista del Pazo de Meirás en el concello coruñés de Sada | EFE

Meirás: los Franco cumplen seis meses buscando comprador

stop

El Pazo de Meirás es la propiedad más cara que comercializa, desde el pasado febrero, la inmobiliaria cántabra Mikeli

en A Coruña, 27 de agosto de 2018 (20:23 CET)

En plena ofensiva en Galicia por recuperar para la titularidad pública el Pazo de Meirás, antigua residencia de verano del dictador, la familia Franco continúa buscando comprador para el inmueble. La inmobiliaria cántabra Mikeli, con un amplio catálogo de viviendas de lujo, mantiene en su portafolio el pazo desde el pasado febrero, con un precio de 8 millones de euros.

Sobre el edificio de Sada, antigua residencia de la familia Pardo Bazán, pesa el riesgo jurídico de las acciones emprendidas desde Galicia, donde un informe impulsado desde distintas instituciones (Xunta de Galicia, Diputación de A Coruña y Concello de Sada, principalmente) promueve una acción de demanda para que el edificio vuelva a la titularidad pública, vinculado a la jefatura del Estado como un bien de Patrimonio Nacional.

¿Un precio excesivo por Meirás?

La posible presentación de esta demanda, así como otras posibles acciones sobre el patrimonio de los Franco (En Marea y BNG pidieron que el decreto para la exhumación de los restos del dictador incluyera también la recuperación de Meirás) lastran la posible venta.

La patronal inmobiliaria gallega, Fegein, ya advirtió hace seis meses que era un precio elevado para una propiedad que fue declarada Bien de Interés Cultural, lo que obliga a abrirlo al público y establecer un régimen de visitas. Precisamente, que la familia encargara la gestión de estas visitas a la Fundación Francisco Franco generó una enorme polémica en Galicia.

Los Franco reivindican su derecho sobre Meirás

La elección de Mikeli como inmobiliaria tampoco es casual. Carmen Martínez Bordiu tiene relación con los propietarios desde hace casi una década, cuando durante su matrimonio con José Campos residía en Santander y ambos fueron imagen de algunos de los actos de la empresa.

Francis Franco, nieto del dictador, reivindicó la pasada semana en una entrevista en Antena 3 que Meirás era propiedad de la familia, pues habían abonado los pagos correspondientes a la herencia, razón por la que iban a luchar por ellas.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad