Mas recibe un serio aviso en la calle

stop

LABORAL

Aspecto de la protesta

14 de mayo de 2011 (13:34 CET)

En plena campaña electoral, en un sábado soleado y más proclive al aperitivo o las compras que la reivindicación, el gobierno de la Generalitat ha recibido un aviso de la ciudadanía en las calles de Barcelona. La manifestación contra la política de recortes presupuestarios del Ejecutivo de Artur Mas ha sido contestada por una cifra superior a las 100.000 personas. Los participantes han invadido el recorrido previsto apoyando a los convocantes y coreando consignas contra la reducción de los servicios públicos.

Basta de recortes, nuestros derechos no se tocan, el lema que presidía la movilización, ha servido para realizar una defensa cerrada de la sanidad y la educación pública y universal. Este nuevo pulso al Govern de Mas ya es el segundo en menos de un mes. Aunque CCOO y UGT lideraban la protesta, un buen número de organizaciones, hasta totalizar 200, se habían sumado a la convocatoria.

En un ambiente en el que los ciudadanos se han convertido en protagonistas, con abundancia de profesionales de la sanidad y el magisterio, abundaban los carteles y pancartas contra los recortes. Con líderes políticos de todos los partidos, salvo de CiU, los propios dirigentes se han encargado de recordar que esta manifestación tiene un carácter más transversal que otras muchas que tienen lugar en la capital catalana.

Excusa del tripartito y Zapatero


La marcha que partía del entorno de Plaza de Catalunya se ha dirigido hasta el parque de la Ciutadella, sede del Parlament, donde los organizadores han leído un manifiesto contra los recortes aplicados y los anunciados en materia de sanidad, educación y servicios sociales. El comunicado criticaba que el Gobierno de Mas anuncie recortes "con la excusa de la mala gestión" del anterior tripartito y se excuse en la falta de entendimiento con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. El documento leído por los convocantes advierte de que los ciudadanos son quienes acabarán sufriendo "consecuencias gravísimas" si pierden los "derechos conquistados".

El secretario general de CCOO en Catalunya, Joan Carles Gallego, ha sido el dirigente más categórico una vez conocido el éxito de la movilización: “La Generalitat se verá obligada, después de esta manifestación, a escuchar el clamor popular y a rectificar los recortes”. Sobre las críticas de CiU al supuesto electoralismo de la convocatoria en plena campaña electoral, Gallego ha sido taxativo: “Nosotros no hemos escogido el momento en el que el Govern ha hecho los recortes. Es una responsabilidad exclusiva del Govern”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad