Mas quiere abrir 50 delegaciones de la Generalitat en el mundo

stop

PROCESO SOBERANISTA

Artur Mas, en su comparecencia en el Palau

Barcelona, 02 de febrero de 2015 (19:22 CET)

La voluntad no se ha desvanecido y el proyecto exterior del President Artur Mas se mantiene. El proyecto soberanista pasa por explicar al mundo el deseo de una parte de la sociedad catalana de seguir adelante hacia la independencia, y para ello el Govern tiene el propósito de abrir hasta 50 delegaciones en todo el mundo en los "próximos meses y años".

El secretario de Asuntos Exteriores, Roger Albinyana, lo ha especificado este lunes, después del nombramiento de los dos responsables de dos nuevas oficinas en Roma y Viena, Luca Bellizzi y Adam Casals.

El objetivo prioritario es, según Albinyana, el de abrir y poner en marcha esas delegaciones, dentro de un programa para reforzar la acción exterior de la Generalitat. En el caso de la delegación de Austria, ésta se encarga también de las relaciones con Eslovenia, Croacia, Hungría, República Checa y Eslovaquia.

El pacto con Esquerra para cerar estructuras de estado


El Govern está decidido a reforzar su política exterior, producto también de su pacto con Esquerra Republicana tras la negociación de los presupuestos de 2015. Esa fue una de las peticiones de los republicanos, que figuran dentro de esa idea de crear "estructuras de estado". Y, aunque se admite que esas delegaciones contarán con muy pocos medios, como la de Roma y Viena, la intención es clara: proyectar Cataluña como nación.

La Generalitat cuenta ahora con cinco delegaciones en el exterior: Bruselas, Washington, París, Londres y Berlín. La voluntad de seguir adelante ahora, se une a la decisión de nombrar al ex jefe de gabinete adjunto de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, como alto representante permanente del Govern ante la Unión Europea. Uno de los grandes objetivos es reforzar los lazos con los países asiáticos.

Los nuevos delegados en Roma y Viena establecerán una comunicación directa y sin intermediarios con los gobiernos de Italia y de Austria sobre el proceso soberanista catalán, defendiendo también los intereses catalanes en esos estados.

Críticas de la oposición


Luca Bellizi, el delegado en Roma, es doctor en Ciencias Políticas por la Università degli Studi di Milano, y hasta ahora era director ejecutivo de una empresa de promoción y gestión inmobiliaria. Bellizi forma parte de la dirección de CDC, como miembro de la secretaría de relaciones internacionales, y está integrado en el comité financiero de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europea (ALDE), que es el referente europeo de Convergència.

En el caso del delegado en Viena, Adam Casals, se trata de un experto en servicios de asesoría estratégica y comunicación en relaciones internacionales, especializado en países centroeuropeos y de lengua alemana. Ha colaborado en Think Tanks como el Instituto Alemán de Política y Seguridad Internacional o el CIDOB.

La oposición ha criticado esa apuesta por las delegaciones en el extranjero, desde el PSC, hasta el PP y Ciutadans. Pero Artur Mas ha puesto la directa, presionado, también, por Esquerra Republicana.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad