Martiño Noriega se prepara para una moción de confianza en Santiago

stop

El alcalde ve "altamente probable" vincular los presupuestos a una moción de confianza ante "la pasión" entre PP y PSOE, que niegan una pinza o "confabulación judeomasónica"

Martiño Noriega

en A Coruña, 10 de noviembre de 2015 (16:49 CET)

Segundo asalto de la crisis abierta en el Concello de Santiago. Todo, a cuenta de unos presupuestos que van a poner a prueba al actual alcalde. De hecho, Martiño Noriega (Compostela Aberta), ve "altamente probable" que la aprobación de los presupuestos municipales para 2016 estén vinculados a una moción de confianza ante "la pasión" entre PP y PSOE, tras su votación conjunta para rebajar el IBI de la ciudad.

 Noriega ha remarcado que Compostela Aberta tiene "un mandato para gobernar", a pesar de no tener mayoría absoluta, por lo que presentará los presupuestos que cree para la ciudad, pero "no se va a agarrar al sillón a toda costa".  Por eso, "si el PP y el PSOE entienden que esa no es una opción, democráticamente y legítimamente pueden articular una mayor alternativa en la corporación". "Lo que no vamos a permitir es que la ciudad quede paralizada por dinámicas partidarias", ha dejado claro.

Una historia de amor 

De tal forma, ha ironizado con que "el fin de semana da para mucho, hasta para que se inicien historias de amor". "Pero este fin de semana debieron pasar cosas que a mí se me escapan, porque no logro medir la pasión PP-PSOE para luego aprobar lo que ayer aprobaron (por el lunes)", ha recriminado. Así, critica que se vaya a "dinamitar una vía importante de ingresos" para el Ayuntamiento, con 2,7 millones menos, mediante una "pinza" de PSOE y PP, con "poca colaboración para llegar a acuerdos".

 En cambio, tanto el PP como el PSOE han negado que existiese "pinza" en su votación conjunta del pasado lunes. En concreto, el portavoz socialista, Paco Reyes, no cree que porque "un determinado partido" vaya a votar una propuesta suya tenga que retirarla.   El portavoz popular, Agustín Hernández, se ha escudado en que la decisión de apoyar la enmienda del PSOE y declinar defender la suya se debió a que Compostela Aberta no incorporó los acuerdos de la comisión de Hacienda del pasado viernes al pleno de ordenanzas fiscales, en la cual BNG y PP apoyaban una congelación del IBI y en la que se apostaba por una bonificación a vecinos por domiciliación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad