Mario Conde prueba suerte en su 'laboratorio' gallego

stop

El exbanquero quiere que su formación esté en las autonómicas para afianzar su proyecto nacional

Mario Conde

01 de septiembre de 2012 (22:17 CET)

Mario Conde, el que fue presidente de Banesto y protagonizó uno de los mayores escándalos de la historia financiera de España, busca aliados para volver a los ruedos políticos. Parece que no le costará demasiado encontrarlos. Su intención de regresar a la escena política no ha pasado desapercibida en la calle Génova. La Plataforma Democracia y Libertad, cansada de demandarle a Mariano Rajoy “verdadera democracia interna y la regeneración del partido”, ha anunciado su escisión del PP y su adhesión al proyecto político del exbanquero, Sociedad Civil y Democracia (SCYD).

Así, está previsto que el próximo 6 de octubre se celebre un congreso nacional fundacional en Madrid, al que acudirán unas 2.600 personas. Mario Conde tiene la intención de llegar a la primera línea política. Para ello cuenta con el apoyo mediático de la cadena Intereconomía y con la esperanza de captar votos de la derecha desencantada con el PP.

Pero además, la intención del empresario pasa por entrenarse en las contiendas electorales con Galicia como escenario. El que llegó a liderar Banesto con tan solo 39 años quiere que su formación concurra a las autonómicas del 21 de octubre para medir su tirón social. Aseguran fuentes cercanas que su intención es sondear los votos que puede arañarle a un PP debilitado por la crisis. Sin embargo, el feudo escogido no es especialmente fácil.

Elecciones gallegas

Aunque el adelanto electoral convocado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, trastocó los planes de todas las formaciones de nuevo cuño en Galicia, que contaban ya con unas elecciones en marzo del próximo año, los de Conde no se han desanimado. En sus declaraciones públicas siguen insistiendo en su voluntad de presentarse a los comicios gallegos.

El pasado viernes, el SCYD presentó ante la Junta Electoral gallega el nombramiento tanto de su representante general, el pontevedrés Alejandro González Balboa, coordinador del partido en Galicia, como el de quienes serán sus representantes ante las cuatro juntas electorales provinciales. Daniel Movilla, el presidente de SCD, declaró que dicho cometido recayó en cuatro “ciudadanos de a pie: una enfermera, un trabajador, un administrativo y un gestor”.

El próximo 15 de septiembre la formación celebrará un acto abierto hasta completar aforo en el Palacio de Congresos de Santiago para presentar el ideario político de la formación.

Búsqueda de apoyos y redes sociales

Ante la inmediatez de la cita electoral, Conde espera calibrar apoyos cuanto antes. Sus última aventura política con UC-CDS se cerró con 23.000 votos en las elecciones generales del año 2.000, un pobre balance. Un año después, el Tribunal Supremo lo condenó por estafa y apropiación indebida a 14 años de cárcel y la obligación de devolver 7.200 millones de euros a Banesto.

En la actualidad, Conde no parece creer que su pasado entre rejas pueda jugarle una mala pasada de cara a la opinión pública. No se esconde, y en estos días ha intensificado su actividad en la red, opinando sobre la libertad condicional de Josu Uribetxebarria, sobre las palabras de la secretaria general del Partido Popular Dolores de Cospedal o sobre la frustración que le causa que un niño gallego y dos vascos “no puedan entenderse” por no dominar correctamente el castellano.

Cómo lo ven los partidos

Pero, en su periplo gallego, la figura del que un día fue presidente de Banesto no es vista de la misma forma por todas las formaciones. Para la mayoría de los miembros del PP, Conde no representa ningún peligro. Sostienen que en estos tiempos, “un hombre que ha sido condenado por lo que fue condenado no tiene mucho futuro en política”.

Sin embargo, sí hay voces que temen que tanto la formación de Conde como UpyD puedan llegar a arrebatar votos al PP de Feijóo, que necesita mantenerse fuerte si quiere mantener la mayoría absoluta que necesita para gobernar.

EL PSOE mira con recelo al nuevo partido. El candidato socialista a la Xunta, Pachi Vázquez, sostiene que Mario Conde tratará de presentarse a las elecciones en Galicia pero si no lo consigue “intentará una trasacción comercial con el PP a cambio”.

Relaciones con los Baltar

Y es que desde hace años han llamado mucho la atención --y mucho se ha especulado-- sobre las relaciones del exbanquero con la familia Baltar, que primero en la figura del padre y ahora en la del hijo gobiernan el PP ourensano y la Diputación desde hace más de 20 años.

La buena relación de Conde con los Baltar llevó a que ya en las municipales de 2011 se llegase a especular con la posibilidad de que sería uno de los fichajes 'estrella' del barón ourensano. No fue así.

La relación con los Baltar le llegó a Conde por unos caminos más alejados de la política. La impresionante casa rural en la que el exbanquero vive en el concello de A Mezquita (Ourense) es propiedad de los padres de María José Caldelas, exdiputada popular y esposa del presidente de la Diputación y del PP ourensano, José Manuel Baltar.

Ahora, a punto de reiniciar Conde su carrera política en Galicia, hay quien habla de posibles adhesiones en un futuro, ya que las tensiones que ha vivido el clan de los Baltar con la dirección regional del PP de Feijóo no son desconocidas.

Fuentes del PP ourensano deshechan los rumores al instante. “Baltar y Conde se llevan bien pero nada más que eso. Es una auténtica locura pensarlo”, indican. “De hecho, sabemos que Conde ha tocado a gente en Ourense para ir en su partido y que lo han rechazado. Es muy difícil en estos tiempos entrar en una formación con los antecedentes de este hombre”, comentan.

Raíces

Sea como fuere, con más o menos apoyos, Galicia parece destinada a ser el trampolín con el que Conde dará el salto a toda España si la cosa cuaja. De hecho, según diversas informaciones publicadas, Conde también estaría pensando en concurrir a las elecciones valencianas de 2015. Pero, de momento, regresa a sus orígenes.

De su infancia en Tui (Pontevedra), el exbanquero recuerda en numerosas ocasiones que estuvo a punto de morir en la calle que conduce al puente internacional que une la ciudad con Valença do Minho, esa por donde las mujeres rayanas filtraban productos de contrabando procedentes de Portugal durante la dictadura.

Una bicicleta descendía la cuesta a toda velocidad y una inoportuna caída puso el cuello del niño al alcance de sus ruedas. Mario quedó inconsciente y, según afirma, si la presión de las ruedas sobre su cuello llega a ser un poco más intensa “el Sistema imperante en las postrimerías del siglo XX en la política, las finanzas y los medios de comunicación social españoles, se habría evitado unos cuantos dolores de cabeza especialmente intensos y prolongados”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad