Marea Atlántica toma A Coruña: "Somos la vanguardia del cambio"

stop

Xulio Ferreiro se hace con la alcaldía marcando distancias con el Gobierno de "los señores de la desigualdad"

R. Rodríguez

Xulio Ferreiro durante su discurso y aspecto de María Pita durante la investidura
Xulio Ferreiro durante su discurso y aspecto de María Pita durante la investidura

en A Coruña, 13 de junio de 2015 (12:33 CET)

Han quedado pocas dudas de que en la ciudad de A Coruña se inicia una nueva etapa. Se han preocupado de representarlo los ediles de Marea Atlántica, que prometieron su cargo por "imperativo legal" y prefirieron pronunciar otro compromiso: "poner el Ayuntamiento al servicio de los coruñesas y coruñesas cumpliendo el programa y código ético de Marea Atlántica, así como los principios de transparencia y participación ciudadana". La retaíla se ha repetido concejal tras concejal y cuando Xulio Ferreiro fue proclamado nuevo alcalde de la ciudad con 17 votos.

Fuera, en la plaza de María Pita, partidarios de la candidatura de unidad popular celebraban la investidura. Entonaron el Grándola, Vila Morena, himno de la Revolución de los Claveles portuguesa, al mismo tiempo que en el pleno del Ayuntamiento, una parte aplaudía las palabras de los ediles de Marea Atlántica cuando prometían el cargo.

"Como gente común entramos, como gente común saldremos"

El discurso de Xulio Ferreiro también marcó distancias con anteriores gobiernos, ninguna con respecto a las palabras que pronunció a lo largo de la campaña electoral. Citó a Lois Pereiro, recordó a Curros Enríquez y a Manuel Rivas, que apoyó a su formación en los comicios. Se esforzó en mostrar que el cambio ha llegado a María Pita: "A Coruña deja de ser un coto privado"; "Ya no somos el patio trasero de los señores de la desigualdad", aseveró en un relato en el que repitió en varias ocasiones que "es un día alegre e histórico para A Coruña", recordando las palabras de Domingos Merino en su investidura.

Ferreiro también citó al poeta Lois Pereiro en uno de los textos más próximos al movimiento de los indignados y el 15M para aseverar que "no vamos a ser cómplices de lo que nos indigne o nos avergüence". El mensaje fue claro: "Como gente común entramos, como gente común saldremos, y nos dejaremos la piel por la gente común". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad