Marea Atlántica no hace pública la ORA pero tampoco incumple su programa

stop

El punto 36 del documento solo se comprometía a "evaluar la viabilidad de municipalizar el servicio", si bien Xulio Ferreiro defendió que no debería estar en manos privadas

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, y el líder de la oposición, Carlos Negreira

en A Coruña, 02 de agosto de 2015 (16:44 CET)

Nueva escaramuza entre el Partido Popular y el Gobierno de A Coruña, que en los últimos días se han cruzado reproches por la adjudicación de la ORA a Setex Aparkisa. El alcalde, Xulio Ferreiro, siempre defendió la municipalización del servicio, ya que, a su juicio, la gestión directa ofrecería una mayor calidad a los ciudadanos.

La adjudicación a una empresa privada llevó a los populares a acusarlo de incumplir su programa. Este sábado, el Concello se defendía y acusaba al PP de no ser capaz de entender el programa electoral de la Marea.

En el punto 36 del documento, Marea Atlántica se comprometía a analizar "el estado de la concesión del servicio ORA y, dependiendo de la situación de la licitación del contrato, valorar su remunicipalización". En el epígrafe 'actuaciones', se pronunciaba en el mismo sentido: "en función de la situación legal de la concesión y del proceso de adjudicación, evaluará la viabilidad de proceder a la municipalización del servicio".

Contra sí misma

En este sentido, Marea Atlántica no incumple su programa, si bien tampoco logra sus objetivos. "La ORA fue un negocio ruinoso para el Concello y un aunténtico beneficio para las concesionarias y donde anidó también la corrupción. Tanto en las etapas anteriores como en la última adjudicación tamitada, los Gobiernos municipales otorgaron a empresas privadas la gestión de un servicio público que debe ser de gestión municipal". Así de contundente se pronunciaba la Marea, que ha dejado también en manos privadas el servicio.

Los motivos de Xulio Ferreiro para prolongar un negocio "ruinoso" para el Concello coruñés son de tipo legal. Defiende que la corporación que dirigió Carlos Negreira dejó adjudicado 'de facto' el contrato, por lo que frenarlo podría suponer una demanda y un nuevo trastorno económico para las arcas públicas.

La sombra de la corrupción

El PP le reprocha que regalase 600.000 euros a Vendex, la empresa que hasta la fecha gestionaba el servicio a través de Doal, durante los dos meses que prorrogó el contrato para evaluar la remunicipalización del servicio, en este caso sí, cumpliendo taxativamente con su programa. Vendex es la empresa que está en el centro de la Operación Pokemon, una investigación que también salpicó al Gobierno popular en el Concello por presuntos enchufes a cambio de contratos públicos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad