Mapa de Podemos en Galicia: Quién es quién en el partido de Pablo Iglesias

stop

Una psicóloga, una ex administrativa de la Armada que perdió su trabajo y un naronés anteriormente vinculado al BNG y Anova, se disputan la secretaría general de un partido que huye de personalismos en territorio gallego

Presentación de la candidatura Claro que Podemos, con Breogán Riobóo al frente

A Coruña, 01 de febrero de 2015 (03:48 CET)

Podemos se exhibe en Madrid, pero apenas empieza a andar en Galicia. Lejos de los focos de Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero o Íñigo Errejón, la formación tiene ya parte de sus órganos constituidos tras el proceso electoral desarrollado entre diciembre y enero.

La estructura es difícilmente homologable a la de los partidos clásicos y está pensada para exprimir al máximo el concepto de participación ciudadana, o, cuando menos, articular las herramientas para ello. Tanto es así, que todos los que tienen responsabilidades orgánicas en Podemos en Galicia huyen de personalismos. Sus referentes están en el consejo ciudadano estatal –los líderes ya mencionados—. Se reconocen en la dicotomía entre la nueva y la vieja política que tan bien ha hilvanado la formación y se unen en el convencimiento del cambio y la ruptura con el bipartidismo. Pese a que el afán de protagonismo no tiene buena prensa en el círculo del partido, algunas caras comienzan a hacerse familiares en territorio gallego.

La secretaría xeral, en disputa

En febrero se decidirá quién es el secretario xeral de Podemos en Galicia. Será la cabeza visible y el principal portavoz de la formación en la comunidad y pasará a formar parte de un consejo ciudadano estatal con los secretarios generales de cada autonomía. Hay tres favoritos para ocupar el cargo, aunque se presentarán más. La elección se hace por listas abiertas, lo que permite que entren en la batalla candidatos independientes.

Breogán Riobóo. Natural de Narón afincado en A Coruña. Muy joven, nació en 1986. Estudió empresariales y trabaja como teleoperador en R. Estuvo anteriormente vinculado al BNG y a Anova e incluso llegó a coincidir en campaña con Pablo Iglesias. Estará en la manifestación convocada por Queremos Galego en Compostela el 8 de febrero en defensa del idioma propio. Forma parte de la misma agrupación que Pablo Iglesias, Claro que Podemos. Su lista, la única que opta a la secretaría xeral, al consejo ciudadano y la comisión de garantías --el órgano fiscalizador independiente que vela porque se cumplan los principios éticos y democráticos--, se ha dotado de profesionales de distintas áreas y sectores. Tiene la vocación de contar con expertos en cada campo.


Susana Fernández
. De Ferrol. Puede parecer sorprendente, pero procede del ámbito militar. Fue administrativa de la Armada hasta que enfermó a causa de una intoxicación. Ahora pelea con el síndrome de fatiga crónica que le dejó aquel mal lance. Perdió el trabajo por la enfermedad, luego la casa. Acabó indignada. Le viene de familia pues su padre, trabajador del naval, tiene una larga trayectoria como sindicalista. Dice de su lista, englobada en Galicia Pode, que está volcada con las especificidades de Galicia, con planes concretos, por ejemplo, contra la crisis demográfica.


Ana Sánchez
. De Tui, con trabajo en Tomiño y vivienda habitual en Vigo. Es licenciada en Psicología y no tiene conexiones políticas previas, aunque sí una participación activa en plataformas ciudadanas y movimientos sociales. Pertenece a la agrupación Podemos Cambiar Galicia, que algunos califican de la menos oficialista. Han transmitido su preocupación por hilvanar un proyecto volcado en los sectores estratégicos de Galicia, como puede ser la agricultura o la pesca, y por confeccionar una lista muy inclusiva y representativa de la sociedad gallega.

Los círculos

A partir de estas candidaturas, más los candidatos independientes, se configurarán el consejo ciudadano y la comisión de garantías, además del nombramiento del secretario xeral. Pero el primer órgano de Podemos en Galicia son los Círculos, vinculados al ámbito municipal. La formación los entiende como una especie de ágora abierta a la ciudadanía, de la que pueden surgir distintas comisiones para problemáticas concretas. Es, por decirlo de algún modo, un grupo de trabajo con normas muy flexibles y que funciona de modo asambleario. Este dinamismo le permite tomar distintas formas, como los círculos de barrios que existen en Vigo o los sectoriales, contemplados en la normativa interna de Podemos.

El municipio

Las estructuras municipales quedaron dibujadas, que no definidas ni concretadas, tras el proceso electoral que encumbró a la dirección del partido a los afines a Pablo Iglesias en las principales ciudades. "En este proceso de estructuración se está buscando una organización en el territorio que pueda jugar el papel de una ejecutiva, aunque no sea homologable a como se entiende actualmente la ejecutiva de los partidos", explica Víctor Casas, secretario xeral en Santiago.

Las siete principales ciudades de Galicia ya tienen su secretario xeral, a excepción de Ferrol donde el proceso electoral tuvo que ser revisado por posibles irregularidades:

José Manuel Prieto (Vigo). Vigués, periodista y escritor, agrupado en Claro que Podemos. Fundador de la revista Cum Laude y muy ligado al germen iniciático del partido en Galicia y a Pablo Iglesias. "Estoy muy orgulloso de ir en la misma lista que personas con muchísimo tesón que trajeron a Vigo a Pablo Iglesias cuando Podemos era poco más que un sueño, que organizaron asambleas multitudinarias en las calles y convirtieron Vigo en la única ciudad de Galicia con círculos de barrio", escribe el secretario xeral sobre sí mismo.



Isabel Faraldo (A Coruña). Administrativa del Sergas, de 48 años, y también de Claro que Podemos. De entrada, apoya la confluencia con movimientos como la Marea Atlántica. Se la acusó de potenciar una estructura más jerárquica en la organización, aunque ella replicó que cree profundamente en la horizontalidad.

Víctor Casas (Santiago). De Pontevedra, politólogo, se hizo con la secretaría xeral formando parte de la lista Podemos Gañar. Vinculado al 15-M y a organizaciones estudiantiles, asegura que el diagnóstico realizado por Podemos de la situación socioeconómica actual es "muy válido" y que sienta las bases para una operativa eficaz. Casas es de los que huye de personalismos y considera que su función de coordinación y de portavoz en Santiago está condicionada a las decisiones de los ciudadanos en un sistema muy participativo.

Víctor Ferreiro (Ourense). Recibió el apoyo de Carolina Bescansa y Pablo Iglesias en la presentación de su candidatura y acabó venciendo en la tercera ciudad de Galicia dentro de la lista de Claro que Podemos. Defiende que "Podemos es ante todo participación" y que su función es coordinar y trasladar la decisiones de la ciudadanía. Su primer trabajo como secretario xeral fue iniciar los contactos con la plataforma Ourense en común para valorar la confluencia de cara las elecciones municipales.

Javier Lozano Folgueira (Lugo). Se considera de izquierdas y cree que "Galicia tiene el mismo derecho a decidir que Cataluña". Así lo manifestó en una entrevista a Galicia Confidencial tras alzarse con la secretaría xeral de Podemos en Lugo dentro de la lista Agora Lugo. Entre sus propuestas están un plan de transparencia municipal y establecer un innovador sistema de fiscalidad para las empresas para que paguen más o menos impuestos en función de los beneficios que aportan a la sociedad lucense.

Marcos Fontán (Pontevedra). Ingeniero industrial de 34 años y en paro. Fue elegido secretario xeral dentro de la lista de Galicia Pode. Vinculado a distintos movimientos sociales, como el 15M, su equipo decidió mantener el proyecto propio en lugar de integrarse en una lista de Claro que Podemos.

El consejo ciudadano


Las candidaturas a la secretaría xeral van acompañadas de los nombres para el consejo ciudadano. Aunque las listas son abiertas, lo normal es que la candidatura que se alce con la secretaría xeral ocupe también la mayoría de puestos en el consejo ciudadano. Así sucedió en el proceso electoral celebrado entre diciembre y enero.

El consejo ciudadano autonómico es un órgano ejecutivo, pero no por ello tiene la capacidad decisoria sobre las medidas que lleva a cabo. En Podemos se hace hincapié en que no toma las decisiones, sino que lleva a la práctica las propuestas aprobadas en la Asamblea Ciudadana. Algo similar sucede con el consejo ciudadano autonómico en relación a los Círculos. Deberían funcionar como elementos de coordinación, correas de transmisión de propuestas y herramientas para llevarlas a cabo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad