Luz verde a las cuentas de 2014 con el único apoyo del PP

stop

Los populares hacen valer su mayoría y rechazan 1.200 enmiendas de la oposición

Elena Muñoz presenta el proyecto de presupuestos para 2014

17 de diciembre de 2013 (19:09 CET)

El Parlamento de Galicia ha aprobado este martes los presupuestos de la Xunta para el año 2014 con los únicos votos favorables del PPdeG y el rechazo de los tres grupos de la oposición. El discurso de las votaciones ha puesto de manifiesto la distancia entre el Partido Popular y el resto de grupos, que presentaron 1.200 enmiendas a las cuentas elaboradas por el Gobierno gallego. Todas ellas frenadas en seco por los votos en contra de los populares.

La Xunta tendrá un presupuesto que fija un gasto no financiero de 8.391 millones de euros y ha sido defendido por la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, como el menos restrictivo desde el inicio de la crisis económica. Principalmente, porque el Gobierno gallego estima que Galicia volverá a crear empleo y a mejorar su PIB el próximo año, diciendo adiós a la recesión.

Sin embargo, la opinión de los partidos de la oposición es otra. Justificaron su total rechazo a las cuentas por su carácter "antisocial" y por no priorizar, según afirman, la lucha contra el desempleo.

La postura de la Xunta


Muñoz ha defendido que las cuentas están diseñadas para "consolidar" el cambio de tendencia que está viviendo la economía gallega, al tiempo que se "prioriza" el gasto social, se cumple la ley de estabilidad presupuestaria y se hace un "esfuerzo inversor".

La reivindicación del gasto social es un argumento clásico en la Xunta cada vez que presenta las cuentas anuales. Se basa en que concentra el mayor gasto en las consideradas consellerías sociales, Cultura e Educación, Traballo e Benestar y Sanidade, así como en los servicios públicos básicos. Aunque lo cierto, es que estos departamentos tendrán una partida inferior a la destinada para el año en curso.

Tras reivindicar que Galicia está "en mejor situación" que la media de las comunidades, la conselleira de Facenda ha apelado a "mantener" el "esfuerzo de todos" para la recuperación económica y la creación de empleo.

Las enmiendas rechazadas

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, ha calificado de "injusto e ineficiente" el proyecto de presupuestos de la Xunta para el año que viene y, frente a esto, ha defendido una política "anticíclica con estímulos empresariales y utilización activa de la inversión".

"Están haciendo lo contrario", ha advertido, antes de censurar los "recortes" en los servicios sociales, los "incrementos fiscales", la "caída drástica de la inversión" y los "desincentivos" que atribuye al Gobierno gallego. El resultado de todo esto, según ha concluido el socialista, es un "incremento de la desigualdad" social y la "depauperación de la clase media", con cifras de paro "fuera de control" y la "exclusión" de un número "creciente" de personas.

Al respecto del último trámite de las cuentas en la Cámara, Méndez Romeu ha lamentado que el PP no aceptase enmiendas a la oposición, algunas "tan importantes" como las relacionadas con la lucha contra el desempleo y también las dirigidas a mejorar los servicios públicos.

El techo de gasto

En nombre de AGE salió a la tribuna del hemiciclo Xabier Ron, quien ha censurado "la negativa perpetuada" del grupo mayoritario a las aportaciones de la oposición por su objetivo de seguir "las recetas de la Troika".

De hecho, ha cargado contra la Xunta por "renunciar a su margen legal" para incrementar el techo de gasto y para consumir su tope de déficit. Ambas cuestiones, junto con la reforma fiscal propuesta, darían a Galicia 500 millones de euros más que se podrían utilizar para mejorar la educación, la sanidad, los servicios público y el empleo.

Por su parte, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, ha acusado al PP de "negar en la práctica la función del Parlamento" al imponer su "dictadura de la mayoría". "Ni tienen capacidad de diálogo ni la más mínima autonomía como grupo parlamentario", les ha espetado, crítico con que intenten convertir la Cámara en "un simple apéndice del Gobierno".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad