Sanxenxo prohíbe el acceso a sus playas para frenar el coronavirus. E.P.

Lucha contra el coronavirus: Sanxenxo cierra sus playas

Sanxenxo decide cerrar sus playas y las oficinas de turismo municipal ante la llegada de visitantes de zonas de contagio, como Madrid

Galicia lucha por evitar la propagación del coronavirus. El ayuntamiento de Sanxenxo (A Coruña) ha tomado la decisión de cerrar sus playas, así como también las oficinas de turismo del municipio para fomentar el cumplimiento de las normas que ha establecido el Gobierno de España al declarar el estado de alarma en todo el país.

De esta manera, el Ayuntamiento de Sanxenxo ha apelado "a la responsabilidad" de vecinos y "especialmente de los visitantes" que se han desplazado hasta la localidad desde otros puntos del Estado que son los grandes focos de contagio, como Madrid. Por este motivo, la corporación local también ha incorporado al trabajo a los policías y bomberos que estaban de vacaciones, para hacer cumplir "con firmeza" todas las medidas que se han tomado.

"No vengan de vacaciones"

La decisión del Concello de Sanxenxo entronca con lo expresado este viernes con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez, que se dirigió de forma directa a los visitantes que están llegando a Galicia en los últimos días procedentes, especialmente, de Madrid. Feijóo les indicó que no podían venir de una zona de restricciones a la comunidad gallega y actuar como si estuviesen "de vacaciones"

También el BNG solicitó a este respecto a la Xunta de Galicia que estudie la posibilidad de "blindar" la comunidad, evitando entradas y salidas, algo que podría quedar más o menos asegurado con las normas que se introducirán por el estado de alarma decretado por el Gobierno central. 

Reducción en el transporte público

Otros ayuntamientos han optado por otras decisiones para reforzar el aislamiento social al que se apela ante la situación del expansión del coronavirus en la Península. Tanto Ourense como Santiago han implementado medidas en el transporte interurbano.

En la ciudad termal se reduce la frecuencia diaria del transporte público al horario correspondiente a los sábados. "Los autobuses son un foco exposición al virus, pero también un servicio esencial", han explicado en un comunicado.

Rotación de la ORA

En el caso de Santiago se ha limitado el aforo de los buses urbanos a 30 personas en lugar de las 90 que lo pueden usar habitualmente. Además, los conductores tendrán que utilizar guantes. En la misma ciudad, el alcalde ha confirmado que se elimina la obligatoriedad de rotación de la zona ORA.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad