Los vertidos de la mina de San Finx amenazan la ría de Noia, según los ecologistas

stop

La asociación Adega alerta de la intención de la empresa que gestiona el yacimiento de Lousame de verter un millón de metros cúbicos de aguas residuales mineras cargadas de metales pesados

Vista de las instalaciones mineras de San Finx, en Lousame

en A Coruña, 04 de noviembre de 2016 (13:48 CET)

Nueva amenaza minera para un espacio natural. En este caso, la posible afectada es la ría de Noia y el causante del mal la mina de San Finx, en Lousame, propiedad de la empresa Tungsten San Finx SL, del grupo Sacyr. Como denuncia la asociación ecologista Adega, la sociedad acaba de solicitar permiso a Augas de Galicia para verter, previo tratamiento, cerca de un millón de metros cúbicos de aguas residuales mineras cargadas de metales pesados a un regato que desemboca en la ría coruñesa.

Como explica la asociación en un comunicado, estas aguas, procedentes de las galerías inundadas y de la escorrentía de las escombreras, no superan las analíticas de Augas de Galicia ni las realizadas por Adega –con concentraciones de metales como cadmio, cobre o zinc que superan de largo los máximos permitidos–, a pesar de que la empresa asegura que cumple con los límites legales de contaminantes.

Riesgo de catástrofe

Además del riesgo para la salud por la presencia de metales pesados –son bioacumulativos y pueden provocar alteraciones fisiológicas e incluso genéticas–, la asociación ecologista advierte de que la empresa tiene pensado conducir estas aguas a una balsa minera actualmente anegada de sedimentos y con riesgo de derrumbe, sobre la que la empresa declina toda responsabilidad.

Por todo ello, exigen a la administración hidráulica gallega que deniegue la solicitud de Tungsten San Finx SL para verter un millón de metros cúbicos de aguas residuales mineras cada año a la ría, puesto que "las ridículas medidas de contención, provocarán el lento envenenamiento de un ecosistema valiosísimo del que dependen miles de persoas, y por mucha contención que se ponga, el riesgo de un accidente nunca será cero".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad